Astronomía

¿Tormenta en la Tierra contra tormenta en Júpiter?

¿Tormenta en la Tierra contra tormenta en Júpiter?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Por qué la tormenta en Júpiter es mucho más fuerte que las tormentas en la Tierra y por qué las tormentas en la Tierra no son tan grandes como la gran mancha roja de Júpiter?


Básicamente porque Júpiter es un gigante gaseoso y miles de veces más masivo que la Tierra. Todo en Júpiter está a una escala gigantesca. La Gran Mancha Roja, por ejemplo, podría albergar varias Tierras, por lo que eso explica por qué no podría haber una tormenta en la Tierra que se acercara a ese tamaño. Además del calor del sol, que es lo que impulsa el clima en la Tierra, Júpiter tiene una enorme fuente interna de calor.


El blog de astronomía de Mr. Hofeldt Student WHS Student Run

El sistema solar siempre nos ha impresionado, en este caso el planeta del que estás hablando & quot; Júpiter & quot es uno de los que más nos impresiona por cualquier tamaño de Do en solitario pero también por su entorno de heno salvaje. Creo que no menciono el nombre de la tormenta que hablas y si estoy bien conforme à ma Descripción Esta tormenta se llama & quot; La Gran Mancha Roja & quot. Según vuestra información quedó impresionado por la magnitud de esta tormenta. Como este planeta para nosotros es realmente enorme comparado con otros planetas o fenómenos naturales en el espacio de v podemos concluir que nos queda un largo camino. Otra cosa sorprendente que mencionas es mucho tiempo que ha estado presente la tormenta en el planeta y cómo no se debilita ni cómo las tormentas conocemos aquí en la Tierra. Me hubiera gustado saber qué se hace esta tormenta y una diferencia debido a nuestras tormentas esta fin parece haber. También si nuestra definición de tormenta es la misma aquí que allá porque si Haci lo que está cayendo del cielo en ese planeta porque no creo que sea agua de mar. En el único resultado m Estas preguntas miren el video Uno Que podría ayudar a uno a encontrar una respuesta y compartir lo que encontré a través del enlace de abajo.

Estoy de acuerdo en que Júpiter y su tormenta son muy intrigantes, aunque me resulta muy difícil comprender su tamaño e intensidad. Es difícil para los humanos imaginar algo más grande que nosotros, y este es solo un ejemplo. La tormenta es el triple del tamaño de la Tierra y tiene vientos de 120 millas por segundo. ¿Qué tipo de fuerza puede impulsar una tormenta a esa velocidad y tamaño durante 130 años? A estas alturas, pensaría que la tormenta se habría calmado, pero no lo ha hecho. Entonces, ¿son las condiciones de Júpiter las que mantienen viva la tormenta o es solo la fuerza de la tormenta?

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

¡Estoy de acuerdo contigo! El sistema solar sigue impresionándonos a todos. ¡Es una locura pensar que la tormenta de Júpiter duró entre 136 años y hasta 351 años o incluso más! También me impresionó lo grande que es este planeta en general. El solo hecho de que se necesiten entre 2 y 3 tierras en su interior hace que sea una locura creerlo. La Tierra ya es lo suficientemente grande. Entonces, imaginar 2 o 3 de ellos es increíble. También otro hecho que me asombró es que podemos ver esta tormenta a través de telescopios. ¡Podemos verlo desde nuestro planeta de origen!

Estoy de acuerdo en que el sistema solar siempre tiene un sentido de asombro que lo intriga. ¿Hay alguna manera de que podamos saber realmente lo que sucede en la tormenta desde el interior? Más o menos para ver cómo sería la tormenta si estuviéramos dentro. Puedo imaginar esta tormenta como una forma en que podemos ser completamente destruidos. Personalmente, creo que todos los vientos de la tierra serían suficientes para crear la gran tormenta. Siempre me pregunto qué es lo que mantuvo esta tormenta durante tanto tiempo. ¿Es posible que creemos alguna estructura que pueda sobrevivir a estos vientos sin fin?

Yo también encuentro asombrosa la tormenta de Júpiter. Como imaginar la tierra teniendo una tormenta durante más de 130 años con vientos extremos y tamaño extremo. Creo que es asombroso cómo estos planetas tienen sus propias cualidades únicas. Solo leer sobre el tamaño y cómo la tormenta puede contener de 2 a 3 tierras me sorprende. El cambio de color de la tormenta o el brillo del color también es algo que encontré realmente interesante. Quiero saber cómo o por qué la tormenta puede cambiar su color y brillo. Encontré este artículo sobre cómo, no necesariamente por qué, en realidad cambia de color http://www.icr.org/article/solar-system-jupiter/ en la segunda parte de vistas de Júpiter muestra y habla sobre el color de la gran mancha roja que es realmente interesante.

Si bien esto es bastante bueno, no siento que sea TAN alucinante. Quiero decir, toma esto en consideración. Más de 1.000 tierras pueden caber solo en Júpiter. Es más que comprensible que haya una tormenta del tamaño de nuestro planeta x2. ¿Sigue siendo enorme, sí? Ni siquiera puedo imaginar lo que serían dos tierras considerando que ni siquiera he estado fuera de este país.
Creo que es genial cómo mencionaste que puede cambiar de color. Es similar a las tormentas que tenemos aquí en la tierra. Diferentes ángulos de luz o incluso diferentes productos químicos en el aire. Sea lo que sea, es genial saber que tenemos similitudes con un planeta tan grande. Quiero decir, Venus se parece más a la Tierra en muchos sentidos, por lo que se le llama el & quot; planeta quotsister & quot. Saber que Júpiter y la Tierra son dos planetas muy diferentes, pero tienen similitudes, eso siempre es divertido. De todos modos, este es un artículo bastante bueno y será interesante ver si la tormenta alguna vez se detendrá. Creo que continuará por un tiempo más, pero bueno, nos dará algo para mirar a través de una lente bastante retorcida.

Estoy de acuerdo en que es muy difícil entender cuán grande es esta tormenta cuando solo una loca ventisca aquí en Chicago parece enorme. También creo que es fascinante que tengamos similitudes con muchos planetas en los que nunca hubiera pensado. Veo a todos los demás planetas como objetos tan locamente diferentes y alienados en comparación con la Tierra. Sí, tenemos grandes diferencias que incluyen la estación, el agua y no olvidemos la vida, pero todos son planetas. En cuanto a la pregunta sobre si alguna vez se detendrá, creo que NO lo hará debido a la alta intensidad de los vientos y al poder del & # 8220eddy & # 8221 que lo mantiene en movimiento.

No sé ustedes, chicos, pero me encantan las tormentas, pero una tormenta que ha estado ocurriendo durante al menos 130 años & # 8230. ¡Eso es una locura! Pero la parte aterradora es que debes tener en cuenta qué tan grande es realmente Júpiter, puedes poner 763,6 Tierras dentro de Júpiter. http://www.universetoday.com/65365/how-many-earths-can-fit-in-jupiter/ Para mí eso es simplemente alucinante, y sin mencionar el hecho de que la tormenta podría caber fácilmente en una Tierra o dos dentro de ella. El planeta gigante produce vientos de más de 400 mph, y pensé que 20 mph era malo porque casi me volaría, pero estos vientos en realidad te llevarían a ti. Los tornados más violentos solo alcanzan velocidades de aproximadamente 300 mph y la tormenta en Júpiter está aumentando eso en más de 100 mph. Esto es absolutamente aterrador, pero también increíble pensar en considerar que Júpiter no tiene una superficie sólida, por lo que la tormenta simplemente flota en una nube de gas y sigue y sigue y sigue. Júpiter tiene que ser uno de los planetas más geniales que existen debido a su tamaño y aún así poder orbitar y tener su propia órbita con sus 63 lunas siguiéndolo todo el tiempo.

¡Qué loco Jimmy! Pero si estuvieras en Júpiter, la gravedad es drásticamente diferente y tampoco hay una superficie sólida, por lo que técnicamente estarías flotando en todas partes. La tormenta de la Tierra solo nos afecta porque vivimos en la superficie. Pero la belleza de Júpiter siempre me ha confundido. Todo el planeta parece una especie de tormenta, una enorme colección de vientos que básicamente es, una colección de gases. Sus 23 lunas también son más que geniales, Titán se parece mucho a la Tierra y espero que podamos visitar estas lunas algún día y hacer descubrimientos nuevos y emocionantes.


Tierra vs Júpiter

Desde su enorme tamaño hasta sus poderosos campos magnéticos, aquí & rsquos por qué Júpiter es uno de los planetas más interesantes de nuestro Sistema Solar.

El tamaño de Júpiter y rsquos es aún más impresionante en comparación con la Tierra

Júpiter es un planeta masivo. Se necesitarían 1321 Tierras para igualar el volumen de Júpiter y rsquos. En realidad, Júpiter es tan grande que puedes verlo sin usar un telescopio. En una noche clara, Júpiter se puede ver fácilmente a simple vista. Lo difícil es encontrarlo. Simplemente use una aplicación AR como Sky View para localizar a Júpiter.

Júpiter tiene más lunas que cualquier otro planeta

Júpiter tiene más lunas que cualquier otro planeta de nuestro Sistema Solar. Pero el número exacto de lunas de Júpiter es difícil de calcular. Algunos astrónomos estiman que Júpiter tiene más de 200 objetos de tamaño considerable orbitando al gigante gaseoso. De esos objetos, 4 de ellos se clasifican como lunas principales. En comparación, la Tierra solo tiene 1 luna.

NOTA DE NERD: En 1610, Galileo Galilei, un erudito italiano, observó y publicó su descubrimiento de las cuatro lunas más grandes de Júpiter. Hoy en día se les conoce colectivamente como Lunas galileanas. Pero fue un astrónomo alemán llamado Simon Marius quien nombró individualmente a las lunas Io, Calisto, Europa y Ganímedes. Ganímedes es el noveno objeto más grande de nuestro Sistema Solar, más grande que el planeta Mercurio y la única luna conocida que tiene su propio campo magnético.

La velocidad de rotación de Júpiter es muy rápida

Júpiter es grande, pero se mueve rápido. La velocidad de rotación de alta velocidad (28,148 mph (45,299.78 km / h)) de Júpiter da como resultado lo siguiente:

  • Días cortos: un día en Júpiter solo dura 10 horas.
  • Bandas: Las bandas con patrón de rayas de Júpiter y rsquos en su atmósfera son el resultado de la puesta en movimiento de gases y escombros. Cada banda tiene una temperatura y composición diferente.
  • Forma ovalada: Júpiter gira tan rápido que sobresale en su ecuador y tiene una forma ligeramente ovalada.

Tormentas de Júpiter: la atmósfera de Júpiter y rsquos es muy tormentosa

Una de las características más conocidas de Júpiter & rsquos es su mancha roja u ojos rojos. Ese lugar es en realidad una tormenta anticiclónica masiva aproximadamente 3 veces más grande que la Tierra. La tormenta ha durado cientos o incluso miles de años. No se conoce la edad exacta de esta tormenta, pero fue descubierta por primera vez por un astrónomo italiano. Giovanni Cassini en 1665.

Júpiter tiene el campo magnético más fuerte del sistema solar

En la Tierra, los exploradores han estado usando una brújula para navegar durante cientos de años. Gracias a nuestro campo magnético en la Tierra, una brújula siempre apunta hacia el norte. Pero intentar usar una brújula en Júpiter sería una pérdida de tiempo. Debido a su núcleo de hidrógeno metálico líquido y las tormentas que contienen materiales conductores, Júpiter tiene el campo magnético más fuerte del Sistema Solar. Es tan fuerte que Júpiter en realidad tiene una magnetosfera que rodea al planeta.


La nave espacial de la NASA espía una nueva y enorme tormenta en Júpiter después de una maniobra para esquivar la muerte

Juno ahora ha visto siete ciclones gigantes cerca del polo sur de Júpiter.

SAN FRANCISCO - NASA's Sonda Juno descubrió una nueva tormenta gigante que se arremolinaba cerca del polo sur de Júpiter el mes pasado, unas semanas después de realizar una dramática maniobra para esquivar la muerte.

Juno espió la vorágine recién descubierta, que es casi tan ancha como Texas, el 3 de noviembre, durante su sobrevuelo cercano más reciente de Júpiter. La tormenta se une a una familia de otros seis ciclones en la región del polo sur de Júpiter, que Juno había visto en pases anteriores por el gigante gaseoso. (Por cierto, esos encuentros también revelaron nueve ciclones cerca del polo norte de Júpiter).

Las tempestades del sur se organizan de una manera sorprendentemente regular. Anteriormente, cinco de ellos habían formado un pentágono alrededor de una tormenta central, que es tan ancha como los Estados Unidos continentales. Con la nueva adición, esa estructura de anillado ahora es un hexágono.

"Estos ciclones son fenómenos meteorológicos nuevos que no se han visto o predicho antes", dijo Cheng Li, un científico de Juno de la Universidad de California, Berkeley, en un comunicado ayer (12 de diciembre).

"La naturaleza está revelando una nueva física con respecto a los movimientos de los fluidos y cómo funcionan las atmósferas de los planetas gigantes", él agregó. "Estamos comenzando a comprenderlo a través de observaciones y simulaciones por computadora. Los futuros sobrevuelos de Juno nos ayudarán a refinar aún más nuestra comprensión al revelar cómo evolucionan los ciclones con el tiempo".

Juno orbita a Júpiter en una trayectoria altamente elíptica cada 53 días terrestres, recopilando la mayoría de sus datos cuando se acerca más al planeta gigante. Y esos encuentros son bastante cercanos: durante el pase del 3 de noviembre, el vigésimo segundo sobrevuelo científico de la misión de $ 1.1 mil millones de Juno, la sonda se deslizó apenas a 3.500 kilómetros (2.175 millas) por encima de las nubes de Júpiter, dijeron funcionarios de la NASA.

Pero fue necesario un vuelo elegante para asegurarse de que Juno sobreviviera a la experiencia. El equipo de la misión determinó que la trayectoria de la sonda llevaría a Juno a la sombra de Júpiter durante 12 horas el 3 de noviembre. Y eso probablemente habría sido una sentencia de muerte para la sonda alimentada por energía solar.

"Hubiéramos tenido frío. Realmente, realmente frío", dijo el científico del proyecto Juno Steve Levin, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California, durante una conferencia de prensa aquí ayer en la reunión anual de otoño de la Unión Geofísica Estadounidense. (AGU), donde el equipo anunció los nuevos resultados.

Pero al equipo de navegación de JPL se le ocurrió una solución: "saltando la sombra de Júpiter. "El 30 de septiembre, los controladores de Juno ordenaron a la sonda de energía solar que disparara sus pequeños motores de control de reacción en pulsos durante 10,5 horas. Esto empujó la trayectoria de la sonda hacia afuera y, en última instancia, fuera de la trayectoria de la sombra por completo, explicó Levin .

"Sin esa maniobra, sin el genio creativo de la gente de JPL en el equipo de navegación, no tendríamos los hermosos datos que tenemos para mostrarles hoy", dijo.

Juno se lanzó en 2011 y llegó a la órbita de Júpiter el 4 de julio de 2016. La nave espacial está estudiando la composición de Júpiter y los campos gravitacionales y magnéticos, entre otras cosas. Los datos que Juno está recopilando deberían ayudar a los investigadores a comprender mejor cómo se formó y evolucionó Júpiter y, por extensión, el sistema solar, dijeron los miembros del equipo de la misión.

El plan inicial de la misión requería que Juno ajustara su órbita científica considerablemente, hasta 14 días terrestres. Pero el equipo canceló las quemaduras del motor que habrían logrado esta reducción después de descubrir problemas con el sistema de suministro de combustible de la sonda. Entonces, Juno permanecerá en la órbita de 53 días durante la duración de su misión, que actualmente se extiende hasta julio de 2021.


Estas tormentas en Júpiter son mucho mejores que cualquier huracán en la Tierra

Todos conocemos la Gran Mancha Roja de Júpiter, la tormenta extrema del tamaño de la Tierra que se arremolina en el enorme planeta durante décadas.

Pero, ¿qué pasa con las otras tempestades menos conocidas del mundo?

Una serie de estudios publicados en la revista Naturaleza esta semana revelan nuevos descubrimientos sobre la forma en que funciona la atmósfera de Júpiter y las tormentas que se arremolinan en su interior. En particular, uno de los estudios detalla la naturaleza de los ciclones que giran en las nubes de los polos norte y sur de Júpiter.

En el polo norte del planeta, un gran ciclón está rodeado por otros ocho ciclones polares, y un gran ciclón del polo sur está rodeado por cinco ciclones, según el nuevo estudio elaborado con datos de la sonda Juno de exploración de Júpiter de la NASA.

"Antes de Juno no sabíamos cómo era el clima cerca de los polos de Júpiter. Ahora, hemos podido observar el clima polar de cerca cada dos meses", Alberto Adriani, co-investigador de Juno y autor principal del ciclón. estudio, dijo en un comunicado.

"Cada uno de los ciclones del norte es casi tan ancho como la distancia entre Nápoles, Italia y la ciudad de Nueva York, y los del sur son incluso más grandes que eso. Tienen vientos muy violentos, alcanzando, en algunos casos, velocidades de hasta 350 kph (220 mph). Finalmente, y quizás lo más notable, están muy juntos y son perdurables. No hay nada parecido que sepamos en el sistema solar ".

Las tormentas de Júpiter son bestias complejas que desafían toda explicación en este punto.

La dinámica de las tormentas en los polos sur y norte del mundo es misteriosa y los científicos no están seguros de cómo se formaron o cómo han persistido.

Incluso las tormentas de Saturno no son un buen indicador de la dinámica en juego en Júpiter. Saturno en realidad tiene una tormenta en forma de hexágono en cada polo, entonces, ¿por qué Júpiter tiene más de una y por qué no se fusionan?

También es extraño que los ciclones en el polo norte y sur de Júpiter no sean los mismos.

"Las observaciones de Juno hasta ahora proporcionan evidencia concreta de que los polos jovianos muestran multitudes de estructura en sus polos, pero esa estructura no es idéntica en ambos polos, a pesar de que la estabilidad y las estructuras se han mantenido estables durante 11 meses", dijo el científico planetario Padma Yanamandra. -Fisher, que no fue autor del nuevo estudio, dijo por correo electrónico.

"¿Cómo? ¿Por qué? Estas son preguntas que involucrarán a los investigadores jovianos en los próximos años".

En general, las tormentas en Júpiter son bastante rudas.

Una tormenta llamada North North Temperate Little Red Spot 1 tiene 3,700 millas de ancho. Sí, una tormenta de más de 3,000 millas de diámetro, que es aproximadamente la distancia de California a Nueva York, se considera "pequeña" en Júpiter.

Las tormentas del enorme planeta también pueden arremolinarse durante años y años porque Júpiter, a diferencia de la Tierra, no tiene continentes que rompan el flujo de aire que alimenta estas tempestades.


¿Tormenta en la Tierra contra tormenta en Júpiter? - Astronomía

Durante 400 años, los científicos han estado intrigados por las nubes turbulentas y arremolinadas de Júpiter. Ahora el secreto del planeta gigante ha salido a la luz.

Basado en información proporcionada por Universidad de Cornell

Las nubes del yunque se elevan a más de 30 millas de altura. En medio de la creciente penumbra, los vientos de 100 mph azotan las nubes por el cielo. Los relámpagos dolorosamente brillantes marcan el tumulto. Mientras tanto, las nubes de otra tormenta gigante arrojan varios centímetros de agua, todos los días, sobre un área de más de 600 millas de ancho.

Dada la severidad sobrenatural de estas tormentas y tormentas tres veces más altas de lo que vemos en nuestro planeta, claramente no estamos en la Tierra. Bienvenido a las súper tormentas de Júpiter.

El planeta gigante del Sistema Solar es tan diferente de la Tierra como podría serlo cualquier planeta. Júpiter es lo suficientemente grande como para caber 1300 Tierras en su interior, y está hecho de gas y líquido en todas partes. Sin embargo, algunas de sus tormentas son notablemente similares, aunque de mayor escala, a las tormentas eléctricas de la Tierra. Aún más extraño, los últimos resultados de la nave espacial Galileo de la NASA revelan que estas tormentas funcionan de una manera completamente diferente a las tormentas eléctricas terrestres.

"Hay mucha actividad que vemos en Júpiter que vemos en la Tierra", dice Peter J. Gierasch, profesor de astronomía en la Universidad de Cornell. Junto con colegas de Cornell, el Instituto de Tecnología de California y el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Gierasch ha estado estudiando vistas de Júpiter tomadas por Galileo el 4 de mayo de 1999. Continúa: "Vemos corrientes en chorro, grandes elementos ciclónicos, grandes elementos anticiclónicos elementos y muchos elementos de imprevisibilidad y turbulencia ".


NASA

El planeta gigante es 1300 veces más grande que la Tierra

Dos centros de tormenta son visibles en estas imágenes de Galileo.

Arriba: Los colores falsos muestran la profundidad de las nubes en la atmósfera de Júpiter: las más altas aparecen en azul, las intermedias en verde y las más profundas en rojo.

Medio: se superpone un rayo (azul). Fue fotografiado mientras la misma tormenta estaba en el lado nocturno del planeta.

Abajo: las líneas cortas muestran la velocidad del viento.


NASA / JPL / Cornell

Descubrieron que algunas de las tormentas aquí se parecen mucho a los grupos de tormentas que se encuentran en la Tierra: complejos convectivos de mesoescala. Lo notable de los complejos de tormentas en Júpiter, dice Gierasch, es que tienen la misma física que los cúmulos de tormentas en la Tierra, pero son generados por un tipo de fuente de calor completamente diferente. Generalmente, las tormentas eléctricas en la Tierra son pequeñas células individuales de nubes cumulonimbus, causadas por el calor del sol durante el verano. Un complejo convectivo de mesoescala es un grupo de muchas células de tormentas eléctricas, del tipo que comúnmente golpea el medio oeste de los Estados Unidos. Estos complejos también están formados por el intenso calor del verano.

El calor del Sol impulsa otros patrones climáticos en la Tierra, por supuesto, como huracanes y ciclones. La diferencia es la fuente del "combustible" del sistema. Los huracanes y ciclones en la Tierra son alimentados por el océano cálido. Los complejos convectivos de mesoescala se desarrollan debido a una inestabilidad en la atmósfera. Donde hace calor cerca de la superficie de la Tierra en el verano y más fresco en las alturas, la condensación se eleva y forma muchas células de intensas nubes de tormenta sobre una vasta área. Estos gigantes del verano pueden durar horas, incluso días, y arrojar cantidades inusualmente grandes de lluvia.


NASA

Las violentas tormentas de Júpiter son impulsadas por el inmenso calor del núcleo

En Júpiter, los colosales complejos convectivos de mesoescala también duran desde 12 horas hasta varios días terrestres, produciendo correspondientemente enormes diluvios de lluvia sobre vastas áreas. Los nuevos resultados muestran que, contrariamente a la creencia anterior, estos complejos de tormentas eléctricas no son alimentados por el calor del Sol, sino que se desarrollan a partir del intenso calor que emana del núcleo de Júpiter.

El planeta gigante se encuentra cinco veces más lejos del Sol que la Tierra, por lo que recibe mucho menos calor solar. Por otro lado, el núcleo de Júpiter está extremadamente caliente. Todavía retiene el calor de la formación original del planeta por el colapso y la compresión de la enorme masa gaseosa del planeta. "Está en proceso de enfriamiento y probablemente continuará enfriándose durante al menos otros cinco mil millones de años", dice Gierasch.

El calor se filtra hacia arriba desde un depósito de hidrógeno altamente comprimido en el centro del planeta, por lo que este gigante gaseoso emite casi un 70 por ciento más de calor del que absorbe del Sol. La fuente de la tempestuosa turbulencia en Júpiter parece ser el planeta mismo.

Los complejos convectivos de mesoescala en la Tierra están divididos por rayos, vistos dramáticamente desde el transbordador espacial. ¿Qué pasa con los sistemas de tormentas gigantes de Júpiter? Los instrumentos de Galileo no pueden detectar rayos en el lado iluminado por el sol del planeta. Pero una vez que la tormenta cruza hacia el lado oscuro, los astrónomos pueden ver los rayos y confirmar la existencia de los complejos convectivos de mesoescala de Júpiter.


NASA

La Gran Mancha Roja es la tormenta eléctrica más poderosa del Sistema Solar

Estos rayos empequeñecen cualquier cosa en la Tierra, según Andrew. P. Ingersoll del Instituto de Tecnología de California y Blaine Little de ITRES Research, Calgary, Canadá. Han medido los rayos jovianos como varias veces el tamaño de los rayos terrestres más grandes.

Las tormentas de Júpiter no solo son espectaculares. Los nuevos resultados de Galileo sugieren que los complejos convectivos de mesoescala proporcionan la energía que impulsa a todo el poderoso sistema meteorológico de Júpiter. Es un ciclo casi continuo, explica Gierasch. Las tormentas se desarrollan y las gotas de lluvia se evaporan antes de alcanzar la fuente de calor del núcleo de Júpiter y se elevan nuevamente como vapor de agua que se convence hacia arriba para comenzar la siguiente ronda de tormentas.

En los 400 años transcurridos desde que el astrónomo italiano Galileo dirigió por primera vez su telescopio hacia Júpiter, los astrónomos se han sentido intrigados por sus espectaculares bandas y espirales de nubes arremolinadas. Ahora el secreto del planeta gigante ha salido a la luz. Sus turbulentas nubes y feroces sistemas meteorológicos son alimentados por su núcleo supercaliente oculto y impulsados ​​por las mayores tormentas eléctricas del Sistema Solar.

Puede encontrar más información sobre física en la Universidad de Cornell en su página web.


Atmósfera de Júpiter

Desde que la humanidad miró por primera vez el cielo nocturno, nos ha invadido una sensación de asombro, asombro y curiosidad. Durante milenios, la humanidad ha mirado a Júpiter de la misma manera y, a medida que se aprende más sobre el planeta joviano, estos sentimientos solo se hacen más fuertes. Júpiter se parece más a una estrella que a un planeta terrestre en composición y, de hecho, si solo hubiera sido alrededor de 80 veces más masivo, se habría convertido en una estrella en lugar de seguir siendo un gigante gaseoso. 3 En comparación, Júpiter es 318 veces más masivo que la Tierra. 1 Con la composición de Júpiter, su tamaño relativo y el hecho de que el planeta tiene cuatro lunas del tamaño de un planeta y muchos satélites naturales más pequeños, Júpiter es en la mente de muchas personas una especie de sistema solar en miniatura por derecho propio. 3 El enorme tamaño de Júpiter significa que la atmósfera del planeta es compleja y experimenta sistemas meteorológicos de proporciones inimaginables. Dentro de un sistema tan grande, estos fenómenos son difíciles de estudiar, pero se teoriza que la energía dentro de estos patrones climáticos extremos en realidad proviene del planeta mismo, en lugar del sol. 2,5,6

Por qué el clima de Júpiter es interesante

Estudiar el clima de Júpiter es posiblemente fascinante. A diferencia de la Tierra, la atmósfera superior joviana por sí sola tiene un espesor de cientos de kilómetros, lo que conduce a una dinámica meteorológica interesante. La atmósfera en sí es aproximadamente igual en composición a una atmósfera estelar que consiste principalmente en hidrógeno y helio, 3 que es claramente muy diferente a la atmósfera de la Tierra.

La Gran Mancha Roja es una característica por la que Júpiter es bien conocido. Esta tormenta giratoria gigante es un ejemplo perfecto de la dinámica meteorológica extrema de Jovia, ya que se ha observado de forma continua durante más de 300 años. 3 La tormenta es tan grande como extremadamente antigua. En perspectiva, la tormenta más grande registrada en la Tierra tenía más de 1600 km de ancho con una velocidad máxima del viento de alrededor de 321 km / h, mientras que la Gran Mancha Roja tiene más de 80,000 km de ancho (más del doble de ancho que toda la Tierra) con vientos de hasta 643 km / h. 2

Comprender los patrones climáticos de Júpiter es más útil que simplemente satisfacer la curiosidad humana. Comprender los patrones climáticos en Júpiter podría conducir a desarrollos en el campo de la dinámica de fluidos o ayudarnos a desarrollar nuevas tecnologías. Algunos expertos dicen que comprender las tormentas de Júpiter puede incluso ayudar a la humanidad a comprender y predecir los patrones climáticos con mayor precisión en la Tierra, 2 ya que siguen la misma física que en cualquier otro lugar del universo.

Cortesía de NASA / JPL-Caltech / UCB

Dinámica del tiempo joviano

Observada desde la distancia, la atmósfera de Júpiter por debajo de los 45 ° de latitud se divide en bandas brillantes y zonas más oscuras de chorros de aire en rápido movimiento. 6 El clima de Júpiter es notablemente estable. Se ha observado que estos chorros fluyen hacia el este y el oeste a velocidades casi constantes durante más de 100 años. 6

Sin embargo, el turbulento clima joviano no es solo superficial, 4 y aquí es donde el clima de Júpiter se vuelve aún más interesante, ya que las tormentas masivas y las imperfecciones del planeta tienen raíces que se extienden profundamente en su compleja atmósfera. 4 La superficie de la atmósfera de Júpiter se mezcla constantemente con la atmósfera en las profundidades del planeta. 4 El amoníaco, extraído desde casi 100 km hacia abajo en la atmósfera de Júpiter, forma nubes de hielo que se elevan en penachos hacia la superficie. 4 Entre estas columnas, el aire seco se hunde nuevamente en las profundidades atmosféricas. 4 Esto se descubrió porque el calor de las profundidades del planeta, sobrante de su formación, genera ondas de radio que son interceptadas por el amoníaco y, por lo tanto, las columnas se vuelven detectables en órbita sobre la superficie atmosférica. 4

Fuerza impulsora de los patrones climáticos extremos de Júpiter

Como se describió anteriormente, el clima de Júpiter ciertamente es turbulento, pero ¿de dónde proviene toda la energía que impulsa estos patrones climáticos? No del Sol, ya que, en Júpiter, la luz solar es solo un 4% más fuerte que en la Tierra. 6 Las observaciones han demostrado, de hecho, que Júpiter emite casi el doble de calor del que absorbe del Sol, lo que implica que la mayor parte de la fuerza impulsora detrás de los patrones climáticos turbulentos proviene de las profundidades del propio Júpiter. 6 El calor que emite Júpiter no proviene de la fusión dentro de su núcleo como una estrella, 6 en cambio, se teoriza que la mayor parte de esta energía proviene del helio más pesado que se hunde profundamente en el núcleo de Júpiter con el tiempo. 6 Sin embargo, la energía recibida del Sol no debe descartarse por completo, ya que se ha visto que la energía de la luz solar juega un papel importante en la superficie de la atmósfera de Júpiter. 6 La luz solar no se discutirá en profundidad aquí ya que, si bien la luz solar afecta la superficie del planeta, observaciones (relativamente) recientes han demostrado que la mayoría de las anomalías atmosféricas del planeta son causadas por el calor emitido desde las profundidades del planeta. 6

Las observaciones realizadas por el Galileo Orbiter han indicado que la convección húmeda (el mismo efecto que causa las tormentas eléctricas en la Tierra) transporta cantidades significativas de energía hacia arriba a través de la atmósfera de Júpiter. 6 Esto se observó a través de un rayo en la atmósfera joviana, que indicaba dónde se encontraban las fuentes de los patrones climáticos extremos del planeta. 5 Los rayos y la convección húmeda están íntimamente relacionados. 5 En una tormenta, el vapor de agua del aire cálido ascendente se condensa y forma nubes. 5 Cuando esto sucede, la condensación libera calor, lo que hace que el aire caliente ascendente se eleve aún más rápido. 5 Esta convección húmeda también separa diferentes cargas eléctricas en diferentes partes de la nube, que es lo que finalmente conduce a los rayos. 5 Esta convección húmeda es lo que transporta la mayor parte del calor interior de Júpiter al exterior. Estos embudos ordinarios de tormentas que transportan calor y energía desde las profundidades del planeta son uno de los principales impulsores de los sistemas meteorológicos que se ven más cerca de la superficie. 5

Cortesía de Wikimedia Commons

Convección

El movimiento causado dentro de un fluido por la tendencia de un material más caliente y por lo tanto menos denso a subir, y un material más frío y más denso a hundirse bajo la influencia de la gravedad, lo que en consecuencia da como resultado la transferencia de calor.

Cortesía de National Geographic / Nasa

La energía de las columnas ascendentes se transfiere a los sistemas meteorológicos de la superficie de una de dos formas. La mayoría de las veces, los chorros simplemente destrozan las tormentas eléctricas crecientes al contacto, absorbiendo su energía. 5 Si esto no sucede por una razón u otra, la rotación del planeta convierte estas columnas ascendentes en remolinos en la superficie del planeta. 5 Debido a que los remolinos son causados ​​por la rotación del planeta, todos los remolinos del mismo hemisferio giran en la misma dirección. 5 Debido a esto, cuando dos o más remolinos chocan, se combinan, en lugar de anularse entre sí. 5 Cuando los remolinos se combinan y se vuelven lo suficientemente grandes como para poder verlos desde lejos, se conocen como óvalos blancos. Cuanto más grandes son estos óvalos, más lentamente se mueven por la superficie del planeta. 5 Por ejemplo, los remolinos que se forman en la misma latitud que la Gran Mancha Roja pueden moverse a través de la superficie hacia el oeste hasta 400.000 km antes de encontrarse y combinarse con la tormenta masiva. 5 Sin embargo, estos efectos atmosféricos no duran para siempre, y estos pequeños remolinos mantienen tanto los chorros como los óvalos blancos. Con el tiempo, tanto los chorros como los óvalos blancos se disipan nuevamente en remolinos. 5

Un último factor importante que debe discutirse es cómo la energía cinética vertical de las plumas se traduce en la energía cinética horizontal de los patrones climáticos jovianos de la superficie. Esta pregunta quedó sin respuesta hasta que el Galileo Orbiter (discutido en la siguiente sección) recopiló nuevos datos del planeta. 6 La respuesta es que la velocidad del viento atmosférico aumenta a medida que uno se adentra en las profundidades del planeta. 6 En la superficie, la velocidad del viento aumenta de 100 km / h cerca de la superficie a 180 km / h 70 km por debajo de la superficie, y luego aumenta continuamente a intervalos. 6 These wind speeds are more likely the result of internal eructation than cloud convection, but this is only theorized. 6 Either way, the increased wind speeds at deeper depths sheer the columns of moist convection to such a degree that they are almost horizontal, rather than vertical, as they rise, relative to the atmospheric surface, and as such the kinetic energy of these storms is nearly horizontal when it reaches the surface and is taken away by the jets or formed into an eddy. 6


Jupiter has been studied for many years, with the first observations detailed in 1610 by Galileo Galilei. Since then, we have sent a number of spacecraft, probes, and orbiters to take detailed images and collect data from Jupiter.

In the 1970’s we sent Pioneer 10 and 11 as well as Voyager 1 and 2 for flybys of Jupiter. The Galileo spacecraft orbited the gas giant and sent a probe into the atmosphere.

When Cassini was heading to Saturn it took an array of images of Jupiter, and New Horizon did the same as it headed to Pluto and the Kuiper Belt. In 2016 NASA’s June spacecraft arrived in the Jovian system to study the gas giant in orbit.

  • 1610: Galileo Galilei creates his Jupiter observations.
  • 1973: Pioneer 10 is the first spacecraft to get through the asteroid belt and does a flyby passed Jupiter.
  • 1979: Voyager 1 and 2 missions find the faint rings of Jupiter, a number of new moons that were not know about before and the fact that Io has volcanic activity.
  • 1992: Ulysses mission does a swing by so that the gravity bent the flight path of the spacraft allowing the probe to a last orbit that took it over the south and north poles of the sun.
  • 1994: Comet Shoemaker-Levy 9 enters Jupiter’s atmosphere, breaks up and then crashes into Jupiter.
  • 1995-2003: The Galileo spacecraft places a probe into the atmosphere of Jupiter to accomplish observations of the planet and its rings and moons.
  • 2000: Cassini’s close approach to Jupiter enables it to take full color photos of Jupiter.
  • 2007: NASA’s New Horizons spacecraft takes pictures of Jupiter on its way to Pluto. The pictures offer new information and data on the atmospheric storms on Jupiter, it’s rings, Io’s volcanic activity and the ice on Europa.
  • 2016: NASA’s Juno spacecraft arrives at Jupiter and conducts studies of the planets magnetosphere, atmosphere, and deep structure to help understand Jupiter’s evolution and origin.

Thought Questions

18: Describe the differences in the chemical makeup of the inner and outer parts of the solar system. What is the relationship between what the planets are made of and the temperature where they formed?

19: How did the giant planets grow to be so large?

20: Jupiter is denser than water, yet composed for the most part of two light gases, hydrogen and helium. What makes Jupiter as dense as it is?

21: Would you expect to find free oxygen gas in the atmospheres of the giant planets? ¿Por qué o por qué no?

22: Why would a tourist brochure (of the future) describing the most dramatic natural sights of the giant planets have to be revised more often than one for the terrestrial planets?

23: The water clouds believed to be present on Jupiter and Saturn exist at temperatures and pressures similar to those in the clouds of the terrestrial atmosphere. What would it be like to visit such a location on Jupiter or Saturn? In what ways would the environment differ from that in the clouds of Earth?

24: Describe the different processes that lead to substantial internal heat sources for Jupiter and Saturn. Since these two objects generate much of their energy internally, should they be called stars instead of planets? Justify your answer.

25: Research the Galileo mission. What technical problems occurred between the mission launch and the arrival of the craft in Jupiter’s system, and how did the mission engineers deal with them? (Good sources of information include Astronomía y Telescopio de cielo y amplificador articles, plus the mission website.)


Bizarre Weather Around the Solar System

Bizarre weather is not restricted to Earth. Hurricane Sandy was a speck of dust compared to some of the cataclysms currently taking place around the solar system. Jupiter, for example, is going through a tumultuous time right now. The gas giant has suffered more meteor impacts in the past four years than has ever been observed, and large cloud formations are spontaneously changing color or disappearing as quickly as they form.

But Jupiter is not the only planet in our solar system that experiences bizarre weather. Icy methane rainstorms, planet-wide sand storms, and lead-melting temperatures afflict other planets and their moons. Check out the weather forecast around the solar system, then go enjoy the weather outside—whatever it may be, it’s bound to be better than any of the following.

A 300-Year-Old Hurricane Three Times the Size of Earth

This famous megastorm, dubbed the Great Red Spot, is at least 400 years old and dates back to the time when Galileo first aimed his telescope at Jupiter and its moons in the early 1600s—so for all we know, the storm could be much older than that. Scientists believe the storm might owe its red color to sulfur in the atmosphere, but they remain uncertain about what precisely gives it its crimson hue.

In the past couple of years, a new sibling storm has erupted. The Little Red Spot, or Red Spot Jr., formed from the merger of three smaller white-colored storms in Jupiter’s southern hemisphere.

NASA/ESA/A. Simon-Miller (Goddard Space Flight Center)/I. de Pater/M. Wong (UC Berkeley).

The Little Red Spot, at center in the picture above, has kept growing since it was discovered in 2006 and is now about the size of Earth—and with wind speeds of 400 mph, it is now spinning as fast as its larger predecessor.

Dry Ice Snow

HiRISE/MRO/LPL (U. Arizona)/NASA.

We’ve known for a while there’s water ice on Mars, both on the northern polar ice cap and away from it, but in September, NASA’s Mars Reconnaissance Orbiter detected carbon-dioxide snow clouds and snowfall. It’s the first evidence of this kind of snow anywhere in our solar system. This photograph from July 2011 (toward the end of the Martian summer) shows what happens when warm weather causes a section of the vast carbon-dioxide ice cap to sublimate directly into gas, leaving behind oddly-shaped, seemingly gold-lined pits around the Red Planet’s south pole.

Sulfuric-Acid Rain

Venus is like Earth on (sulfuric) acid. Its atmosphere is made of dense carbon-dioxide clouds and this extremely corrosive substance, which can explode when water is added. The acid precipitates from clouds, but due to the extreme temperatures, it evaporates before reaching the ground, making for some very short-lived acid rain.

Greenhouse Effect From Hell

NASA/Caltech/JPL/Mattias Malmer © 2005

Similar to Earth only in size and shape, Venus was taken over by a runaway greenhouse effect millions of years ago and turned into a hellish nightmare hot enough to melt lead. The planet has scorching temperatures of 860 degrees Fahrenheit or more year-round and a crushing atmosphere with more than 90 times the pressure of Earth’s. It’s no wonder probes that landed on the second planet from the Sun have survived only a few hours before being destroyed.

Supersonic Methane Winds

Clouds of frozen methane whirl across Neptune, our solar system’s windiest world, at more than 1,200 mph—similar to the top speed of a U.S. Navy fighter jet. Meanwhile, Earth’s most powerful winds hit a puny 250 mph. Some cloud formations, such as a swift-moving one called “scooter,” circle the planet every 16 hours. Neptune’s top wind layer blows in the opposite direction to the planet’s rotation, which could mean there’s a slushy interior of thick layers of warmer water clouds beneath the methane.

Featured above is the Great Dark Spot, which was believed to be similar to Jupiter’s Great Red Spot—a fast cyclonic storm like a hurricane or typhoon. But the Hubble Space Telescope disproved that when it showed the spot disappearing and reappearing somewhere else in the planet. Scientists then speculated that the megastorm might be a hole in the methane clouds, like our very own, now-shrinking hole in the ozone layer.

Erratic, Gigantic Dust Storms

Because of a dry, rocky, desert-like surface, dust storms are very common on Mars. They can engulf the entire planet, raise the atmospheric temperature by up to 30 degrees Celsius, and last for weeks. The storm pictured above, though huge, lasted less than 24 hours. It spread along the north seasonal polar cap edge in late northern winter in a region called Utopia Planitia.

Tornadoes and Dust Devils

NASA/JPL-Caltech/University of Arizona

A dust devil about half a mile high swirls over a sandy Martian surface on a late spring afternoon. Winds on Mars are powered by solar-heat convection currents, as they are on other planets, including Earth. During spring, when Mars is the farthest from the sun, the planet gets less sunlight, but even then dust devils relentlessly scour the surface and move around freshly deposited dust. This dust devil, 30 yards wide, was whirling around the Amazonis Planitia region of northern Mars.

Methane Rainstorms

NASA/JPL/University of Arizona

Saturn’s largest moon, Titan, looks a lot like Earth in its cloud cover and terrain. Except this moon’s clouds are made of methane. Titan has a methane cycle that is similar to the Earth’s water cycle. Since methane has a much lower melting point than water (a frosty minus 295.6 F), it fills lakes on the surface of this frigid moon, saturates clouds in the atmosphere, and falls again as rain. This thick atmosphere, in which organic molecules float around freely, could potentially be ripe for life—or brimming with it already.

Nitrogen Ice Clouds

Triton, Neptune’s largest moon, is the coldest place in our solar system. It has an average temperature of minus 315 F. This image, taken by Voyager 2 in August 1989, shows the large, pinkish south polar cap, which may consist of a slowly evaporating layer of nitrogen ice. The nitrogen then forms clouds a few kilometers above the surface.

Triton has a weird, backward orbit and has been inching closer to Neptune each year. When the two finally collide, in about 10 million to 100 million years, the moon will be shredded into rings perhaps as beautiful as those of Saturn.

Hydrogen Storms

This storm, eight times the surface area of Earth, has been raging since December 2010 on Saturn. NASA’s Cassini spacecraft took this photo during a turbulent spring in northern Saturn. At its most intense, the storm generated more than 10 lightning flashes per second.

“Cassini shows us that Saturn is bipolar,” said Andrew Ingersoll, a Cassini imaging team member at the California Institute of Technology in Pasadena, Calif. “Saturn is not like Earth and Jupiter, where storms are fairly frequent. Weather on Saturn appears to hum along placidly for years and then erupt violently.”

Climate change is a reality on Earth, and it is severe and undeniable around our solar system. In fact, Venus’s greenhouse effect and, more recently, the vast amount of evidence for running water in Mars’s past are helping scientists understand climate change on our own planet.


Ver el vídeo: Tormenta de arena sepulta una ciudad rusa en pocos minutos TIMELAPSE (Febrero 2023).