Astronomía

¿Relación entre metalicidad y color? Debería Pop. ¿Las estrellas son azules?

¿Relación entre metalicidad y color? Debería Pop. ¿Las estrellas son azules?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

He encontrado en numerosos lugares como este sitio web: http://burro.astr.cwru.edu/Academics/Astr222/Galaxy/Structure/metals.html o en "Introducción a la astrofísica estelar" de B. Carroll, que dicen:

Población I:
rico en metales [Fe / H]> -1
estrellas de disco
racimos abiertos
El metal rico enrojece las estrellas

Población II
pobre en metales [Fe / H] <-1
estrellas de halo
cúmulos globulares
el metal pobre hace que las estrellas sean más azules

Y también encontré (de: http://hyperphysics.phy-astr.gsu.edu/hbase/Starlog/pop12.html):

Las estrellas de población I incluyen el sol y tienden a ser luminosas, calientes y jóvenes, concentradas en los discos de las galaxias espirales. Se encuentran particularmente en los brazos espirales. Con el modelo de formación de elementos pesados ​​en supernovas, esto sugiere que el gas del que se formaron se había sembrado con los elementos pesados ​​formados a partir de estrellas gigantes anteriores. Aproximadamente el 2% del total pertenece a la Población I.

Las estrellas de población II tienden a encontrarse en cúmulos globulares y en el núcleo de una galaxia. Suelen ser más antiguas, menos luminosas y más frías que las estrellas de la Población I. Tienen menos elementos pesados, ya sea por ser más antiguos o por estar en regiones donde no se encontrarían predecesores productores de elementos pesados. Los astrónomos a menudo describen esta condición diciendo que son "pobres en metales", y la "metalicidad" se usa como una indicación de la edad.

Si las estrellas de la población I son ricas en metales y, por lo tanto, parecen rojas, ¿cómo pueden ser luminosas, calientes y jóvenes y concentradas en el disco (la región de formación de estrellas)? ¿No deberían aparecer azules? ¿Cómo se relaciona el color con la metalicidad?

Las estrellas calientes deberían ser azules, ¿no? Como se indica aquí, por ejemplo:

El color de una estrella es fundamental para identificar la estrella, porque nos indica la temperatura de la superficie de la estrella en la escala de radiación del cuerpo negro. El sol tiene una temperatura superficial de 5.500 K, típica de una estrella amarilla. Las estrellas rojas son más frías que el sol, con temperaturas superficiales de 3500 K para una estrella roja brillante y 2500 K para una estrella roja oscura. Las estrellas más calientes son azules, con temperaturas superficiales que oscilan entre 10,000 K y 50,000 K. (http://www.webexhibits.org/causesofcolor/18B.html)

Además, esta pregunta es un poco similar pero no del todo: ¿Rico en metal o pobre en metal?

Hay un gráfico: http://science.psu.edu/alert/images/SDSSmetals.jpg ">


Creo que el malentendido (sobre el que me han preguntado antes) se debe a que las estrellas de la Población II son más rojas como población, aunque para una masa determinada, una estrella Pop II de secuencia principal (es decir, pobre en metales) sería más azul. Es decir, si compara muestras representativas de estrellas Pop I y Pop II, las estrellas Pop II serán en promedio más rojas.

Esto se debe a que las estrellas Pop II son generalmente viejas, por lo que las estrellas azules ya han muerto como supernovas o han evolucionado hasta convertirse en remanentes compactos. Entonces, al observar a toda la población, verá más estrellas de menor masa y vida más larga (incluidas las gigantes rojas), que son más rojas.

El mismo argumento se aplica a las galaxias que no están formando estrellas que parecen más rojas que las galaxias que todavía están formando estrellas. Dado que están naciendo nuevas estrellas, algunas son azules, pero viven rápido y mueren jóvenes, por lo que a menos que la galaxia siga formando estrellas, se volverá roja en general. Una vez más, esto no se debe a que las estrellas sean más rojas para una propiedad determinada, sino a que la población carece de estrellas jóvenes, calientes y azules.


Título: RELACIONES NO LINEALES COLOR-METALICIDAD DE CLUSTERS GLOBULARES. V. ÍNDICE DE LÍNEA DE ABSORCIÓN NO LINEAL VERSUS RELACIONES DE METALICIDAD Y DISTRIBUCIONES DE ÍNDICE BIMODAL DE LOS CLÚSTERES GLOBULARES M31

La espectroscopia reciente en el sistema de cúmulos globulares (GC) de M31 con una precisión sin precedentes fue testigo de una clara bimodalidad en las distribuciones del índice de líneas de absorción de los GC antiguos. Tal división de los GC extragalácticos, hasta ahora afirmada principalmente por la bimodalidad fotométrica del color, se ha visto como la presencia de simplemente dos subgrupos de metalicidad distintos dentro de galaxias individuales y forma una columna vertebral crítica de varias teorías de formación de galaxias. Dado que la espectroscopia es una sonda más detallada de la población estelar que la fotometría, el descubrimiento de la bimodalidad del índice puede apuntar a la existencia misma de poblaciones de GC duales. Sin embargo, aquí mostramos que la dicotomía espectroscópica observada de M31 GC surge debido a la naturaleza no lineal de la conversión de metalicidad a índice y, por lo tanto, no es necesario invocar dos subsistemas de GC separados. Tomamos esto como una analogía cercana a la visión reciente de que la no linealidad de metalicidad-color es principalmente responsable de la bimodalidad de color observada por GC. También demostramos que la línea de magnesio sensible a la metalicidad muestra una no linealidad de índice de metalicidad no despreciable y que las líneas de Balmer muestran una no linealidad bastante fuerte. Esto da lugar a distribuciones de índices bimodales, que se interpretan habitualmente como distribuciones de metalicidad bimodales, sin considerar la no linealidad del índice de metalicidad. Nuestros hallazgos dan una nueva perspectiva sobre la constitución del sistema GC de M31, que podría cambiar más y raquo mucho del pensamiento actual sobre la formación de sistemas GC y sus galaxias anfitrionas. & laquo menos


& # 8220Oddball & # 8221 El cúmulo estelar es un híbrido, encuentra un astrónomo de JHU

Los científicos le dirán que la idea romántica es verdadera: estamos hechos de la misma materia que las estrellas. De hecho, todos los elementos químicos más pesados ​​que el helio se producen en las estrellas, y la investigación sobre cómo el universo se enriqueció con estos & # 8220metales & # 8221 es el foco de gran parte de la investigación actual en astronomía. Los astrónomos tienden a llamar a estos elementos & # 8220metales & # 8221, aunque muchos no son metales en el sentido habitual.

Una cosa en la que los astrofísicos están de acuerdo es en que cada generación sucesiva de estrellas debería estar más enriquecida en metales que las generaciones anteriores. Las estrellas masivas que crean gran parte de los metales viven poco tiempo y, cuando mueren, escupen o expulsan los metales que han creado. Los metales expulsados ​​pasan a formar parte de la materia prima a partir de la cual se forman las próximas estrellas. Por lo tanto, existe una relación entre la edad de una estrella y la cantidad de metal que contiene: las estrellas viejas tienen una metalicidad menor que las más jóvenes. Las estrellas menos masivas viven más tiempo que las estrellas de mayor masa, por lo que las estrellas de baja masa de las primeras generaciones aún sobreviven hoy y se estudian ampliamente.

De hecho, hace décadas se descubrió que hay dos clases distintas de cúmulos estelares en la Vía Láctea: los muy antiguos, pobres en metales, llamados "cúmulos globulares" y # 8212, y los más jóvenes, ricos en metales, llamados "cúmulos abiertos". . " Se cree que el sol mismo se originó a partir de un cúmulo de estrellas abierto que se disolvió hace mucho tiempo. En general, las propiedades de los cúmulos globulares y abiertos son muy diferentes.

Y, sin embargo, según Imants Platais, astrónomo de Johns Hopkins, hay un caso que ha desconcertado a los astrónomos durante décadas: un cúmulo de estrellas aparentemente abierto y bien conocido en la constelación de Lyra, llamado NGC 6791.

"Este cúmulo tiene aproximadamente el doble de la edad del sol y es inusualmente rico en metales (al menos el doble de la metalicidad del Sol)", dijo Platais, del Centro de Ciencias Astrofísicas del Departamento de Física y Astronomía Henry A. Rowland. “Hace un par de décadas, también se descubrió que NGC 6791 contiene un puñado de estrellas muy calientes pero algo tenues, llamadas subenanas calientes. La presencia de tales estrellas en un cúmulo abierto es rara, aunque no única ".

Impulsado por las muchas características inusuales de NGC 6791, un equipo dirigido por Platais y Kyle Cudworth del Observatorio Yerkes de la Universidad de Chicago procedió a obtener un censo de estrellas lo más completo posible en este cúmulo.

Lo lograron midiendo los movimientos propios de casi 60 mil estrellas en las cercanías del cúmulo. Mientras que las estrellas casuales de la Vía Láctea se mueven por el cielo de forma algo aleatoria en todas direcciones, las estrellas del cúmulo permanecen juntas y & # 8220march & # 8221 como una formación de soldados. Usando este patrón de movimiento y midiendo el brillo y el color de las estrellas, separaron las estrellas miembros del cúmulo de otras estrellas que se encuentran en la misma dirección en el espacio, pero que no son miembros del cúmulo.

A partir de este censo, descubrieron que NGC 6791 contiene varias estrellas luminosas que aparentemente pertenecen a las llamadas estrellas clásicas de rama horizontal que normalmente se encuentran solo en cúmulos globulares significativamente más antiguos que este cúmulo. Se confirma que las subenanas calientes son miembros del cúmulo, pero ahora parecen ser simplemente las estrellas de ramas horizontales más azules. Sin embargo, a diferencia de un cúmulo globular típico, NGC 6791 contiene simultáneamente estrellas de ramas horizontales rojas y muy azules.

Esto se suma a las peculiaridades previamente conocidas de ser rico en metales y antiguo. Por lo tanto, NGC 6791 es el primer cúmulo de estrellas conocido que yuxtapone las propiedades de los cúmulos abiertos y globulares y, como tal, representa una nueva clase de cúmulos estelares, que probablemente se originó en la región central Bulge de la Vía Láctea. Esencialmente, este nuevo trabajo, que apareció en la edición del 20 de mayo de Cartas de revistas astrofísicas & # 8212 ha revelado la naturaleza híbrida de este cúmulo de estrellas en nuestra galaxia.

“Los cúmulos de estrellas son los componentes básicos de las galaxias y creemos que todas las estrellas, incluido nuestro propio sol, nacen en cúmulos. NGC 6791 es un verdadero bicho raro entre unos 2.000 cúmulos estelares abiertos y globulares conocidos en la Vía Láctea y, como tal, ofrece un nuevo desafío y una nueva oportunidad para comprender cómo se forman y evolucionan las estrellas ”, dijo Platais, quien presentó este trabajo por última vez. semana en la 218ª reunión de la Sociedad Astronómica Estadounidense en Boston.

La financiación fue proporcionada por el programa de Astronomía y Astrofísica Estelar de la Fundación Nacional de Ciencias. Otros dos importantes contribuyentes al éxito de este proyecto fueron el Observatorio Nacional Kitt Peak & # 8217s Mayall 4-Meter Telescope y el Telescopio Canada France Hawaii (3.6 metros).


El cúmulo de estrellas 'Oddball' es un híbrido, según un astrónomo

(PhysOrg.com) - Los científicos le dirán que la idea romántica es verdadera: estamos hechos de la misma materia que las estrellas. De hecho, todos los elementos químicos más pesados ​​que el helio se producen en las estrellas, y la investigación sobre cómo el universo se enriqueció con estos & # 147metales & # 148 es el foco de gran parte de la investigación actual en astronomía. Los astrónomos tienden a llamar a estos elementos "metales", aunque muchos no son metales en el sentido habitual.

Una cosa en la que los astrofísicos están de acuerdo es en que cada generación sucesiva de estrellas debería estar más enriquecida en metales que las generaciones anteriores. Las estrellas masivas que crean gran parte de los metales viven poco tiempo y, cuando mueren, escupen o expulsan los metales que han creado. Los metales expulsados ​​pasan a formar parte de la materia prima a partir de la cual se forman las próximas estrellas. Por lo tanto, existe una relación entre la edad de una estrella y la cantidad de metal que contiene: las estrellas viejas tienen una metalicidad menor que las más jóvenes. Las estrellas menos masivas viven más tiempo que las estrellas de mayor masa, por lo que las estrellas de baja masa de las primeras generaciones aún sobreviven hoy y se estudian ampliamente.

De hecho, hace décadas se descubrió que hay dos clases distintas de cúmulos estelares en la Vía Láctea: los muy antiguos, pobres en metales & # 150 llamados & # 147 cúmulos globulares & # 148 & # 151 y los más jóvenes, ricos en metales & # 150 # 150 llamados & # 147 cúmulos abiertos & # 148. Se cree que el sol mismo se originó a partir de un cúmulo de estrellas abierto que se disolvió hace mucho tiempo. En general, las propiedades de los cúmulos globulares y abiertos son muy diferentes.
Y, sin embargo, según Imants Platais, astrónomo de Johns Hopkins, hay un caso que ha desconcertado a los astrónomos durante décadas: un cúmulo de estrellas aparentemente abierto y bien conocido en la constelación de Lyra, llamado NGC 6791.

& # 147Este cúmulo tiene aproximadamente el doble de edad que el sol y es inusualmente rico en metales (al menos el doble de la metalicidad del Sol), & # 148, dijo Platais, del Departamento de Física y Astronomía Henry A. Rowland & # 146s Center for Astrophysical Ciencias. & # 147 Hace un par de décadas, también se descubrió que NGC 6791 contiene un puñado de estrellas muy calientes pero algo tenues, llamadas subenanas calientes. La presencia de tales estrellas en un cúmulo abierto es rara, aunque no única. & # 148

Impulsado por las muchas características inusuales de NGC 6791, un equipo dirigido por Platais y Kyle Cudworth del Observatorio Yerkes de la Universidad de Chicago procedió a obtener un censo lo más completo posible de estrellas en este cúmulo.

Lo lograron midiendo los movimientos propios de casi 60 mil estrellas en las cercanías del cúmulo. Mientras que las estrellas casuales de la Vía Láctea se mueven por el cielo de forma algo aleatoria en todas direcciones, las estrellas del cúmulo permanecen juntas y & # 147 marchan & # 148 como una formación de soldados. Usando este patrón de movimiento y midiendo el brillo y el color de las estrellas, separaron las estrellas miembros del cúmulo de otras estrellas que se encuentran en la misma dirección en el espacio, pero que no son miembros del cúmulo.

A partir de este censo, descubrieron que NGC 6791 contiene varias estrellas luminosas que aparentemente pertenecen a las llamadas estrellas clásicas de rama horizontal que normalmente se encuentran solo en cúmulos globulares significativamente más antiguos que este cúmulo. Se confirma que las subenanas calientes son miembros del cúmulo, pero ahora parecen ser simplemente las estrellas de ramas horizontales más azules. Sin embargo, a diferencia de un cúmulo globular típico, NGC 6791 contiene simultáneamente estrellas de ramas horizontales rojas y muy azules.

Esto se suma a las peculiaridades previamente conocidas de ser rico en metales y antiguo. Por lo tanto, NGC 6791 es el primer cúmulo de estrellas conocido que yuxtapone las propiedades de los cúmulos abiertos y globulares y, como tal, representa una nueva clase de cúmulos estelares, que probablemente se originó en la región central Bulge de la Vía Láctea. Esencialmente, este nuevo trabajo & # 150 que apareció en la edición del 20 de mayo de Cartas de revistas astrofísicas & # 150 ha revelado la naturaleza híbrida de este cúmulo de estrellas en nuestra galaxia.

& # 147Los cúmulos de estrellas son los componentes básicos de las galaxias y creemos que todas las estrellas, incluido nuestro propio sol, nacen en cúmulos. NGC 6791 es un verdadero bicho raro entre unos 2.000 cúmulos estelares abiertos y globulares conocidos en la Vía Láctea y, como tal, ofrece un nuevo desafío y una nueva oportunidad, para nuestra comprensión de cómo se forman y evolucionan las estrellas, & # 148 dijo Platais, quien presentó este artículo. trabajar la semana pasada en la 218ª reunión de la Sociedad Astronómica Estadounidense en Boston.


¿Relación entre metalicidad y color? Debería Pop. ¿Las estrellas son azules? - Astronomía

Presentamos una encuesta de litio para una muestra de 91 Pob. Yo estrellas. También se obtuvo fotometría JHKL para 61 estrellas en la muestra. Además de las abundancias de Li, se obtuvieron valores de [Fe / H]. Gracias a los paralaje de Hipparcos, pudimos inferir magnitudes V absolutas para nuestras estrellas de muestra y pudimos ubicarlas en el diagrama de magnitud de color, lo que nos permitió restringir su estado evolutivo. Se obtuvieron masas y edades para la mayoría de las estrellas en comparación con las pistas evolutivas. La muestra se seleccionó originalmente para incluir estrellas de clase IV posteriores a F0 de tipo espectral, pero, según la ubicación en el diagrama de magnitud de color, encontramos a posteriori que una fracción de las estrellas (aproximadamente el 20%) son de secuencia principal. estrellas o gigantes evolucionados. Como es el caso de los enanos y gigantes, existe una gran dispersión en la abundancia de litio entre los subgigantes de nuestra muestra. Como era de esperar, el litio promedio disminuye a medida que las estrellas evolucionan a lo largo de la rama subgigante, sin embargo, no existe una relación de uno a uno entre la posición en el diagrama de color-magnitud y la abundancia de litio, y la dispersión observada solo se explica parcialmente como se debe. a una dispersión en masa, metalicidad y edad. En particular, se observa una dispersión en litio entre subgigantes ligeramente evolucionados con masas cercanas a la solar pero en la misma etapa evolutiva que la estrella G2 IV beta Hyi. La comparación de la muestra de tipo beta Hyi con una muestra de estrellas de tipo solar no evolucionadas de hecho sugiere que beta Hyi probablemente ha evolucionado a partir de una estrella rica en Li de secuencia principal, en lugar de una estrella pobre en Li (como el Sol) que ha extraído litio previamente almacenado. Nuestra muestra incluye varias estrellas que han completado la dilución de litio de primer dragado, pero que aún no han evolucionado hasta el punto evolutivo en el que se cree que se produce una mezcla extra en la fase gigante. Un gran número de ellos tienen abundancias de Li considerablemente por debajo de las predicciones teóricas de la primera dilución de dragado. Confirmamos que esto se debe al hecho de que los progenitores de estas estrellas son probablemente estrellas que han agotado el litio, mientras que en la secuencia principal la fracción de estrellas ricas / pobres en Li después del dragado, de hecho, es consistente con la distribución observada. de abundancias de Li entre las estrellas que acaban de salir de la secuencia principal. La firma del segundo episodio de mezcla (o extramezcla RGB) es evidente en las distribuciones log n (Li) frente a BV y log n (Li) frente a M_bol de las estrellas en la muestra; sin embargo, parece que la extramezcla ocurre a luminosidades inferiores a las predichas por los modelos de Charbonnel (1994). Finalmente, se encuentran unos gigantes evolucionados que deberían haber pasado el segundo episodio de mezcla, pero que no dan señales de ello. Al menos la mitad de ellos son binarios espectroscópicos. Basado en observaciones realizadas en el Observatorio Europeo Austral, La Silla, Chile


¿Relación entre metalicidad y color? Debería Pop. ¿Las estrellas son azules? - Astronomía

Una gran fracción de estrellas masivas evoluciona en sistemas binarios que interactúan, lo que modifica drásticamente el resultado de la evolución estelar. Investigamos las propiedades de las supergigantes azules en sistemas binarios y si son adecuadas para determinaciones de distancia extragalácticas utilizando la relación de luminosidad de gravedad ponderada por flujo (FGLR). Ésta es una relación entre la magnitud bolométrica absoluta M bol y la gravedad ponderada por flujo determinada espectroscópicamente g F = g / T 4 eff, donde g es la gravedad superficial y T eff es la temperatura efectiva. Calculamos una cuadrícula de modelos binarios de evolución estelar con MESA y usamos los modelos BPASS v2.1 para examinar si son compatibles con la dispersión relativamente pequeña mostrada por la relación observada. Nuestros modelos tienen masas primarias iniciales de 9-30 M ⊙, períodos orbitales iniciales de 10-2511 días, relación de masas q = 0,9 y metalicidad Z = 0,02. Encontramos que la mayoría de las estrellas primarias que producen etapas de supergigantes azules son consistentes con la FGLR observada, con un pequeño desplazamiento hacia magnitudes bolométricas más brillantes. Entre el 1% y el 24% de los casos, la evolución binaria puede producir supergigantes azules después de un episodio de transferencia de masa, que se encuentran por debajo del FGLR observado. Se ha encontrado una cantidad muy pequeña de tales estrellas en estudios FGLR extragalácticos, lo que sugiere que pueden haber evolucionado a través de la interacción binaria.Algunos modelos con períodos más cortos podrían parecerse a hipergigantes azules y variables azules luminosas. Usamos modelos de transferencia radiativa CMFGEN para investigar los efectos de los secundarios no resueltos en el diagnóstico de T eff yg, y los sesgos en la determinación del enrojecimiento interestelar y M bol. Encontramos que los efectos son pequeños y están dentro de la dispersión observada, pero podrían llevar a una pequeña sobreestimación de la luminosidad, de T eff y de g para casos extremos. Concluimos que el FGLR observado puede, en principio, ser bien reproducido por modelos de evolución binarios cercanos. Describimos las direcciones para el trabajo futuro, incluida la rotación y las técnicas de síntesis de poblaciones binarias.


¿Relación entre metalicidad y color? Debería Pop. ¿Las estrellas son azules? - Astronomía

La emisión de CO es con frecuencia muy débil o inexistente en galaxias de baja metalicidad de formación estelar activa y ricas en gas. Esto es cierto en términos de luminosidad absoluta, con la emisión de CO casi completamente ausente en las galaxias irregulares enanas de baja masa por debajo de la metalicidad 12 + log O / H 8.0 (Elmegreen, Morris & amp Elmegreen 1980, Tacconi & amp Young 1987, Taylor, Kobulnicky & amp Skillman 1998). Incluso cuando se detecta, como en el caso de la Pequeña Nube de Magallanes muy cercana, el CO es débil (Israel et al. 1986). El CO también es débil en un sentido normalizado. Las proporciones CO-FIR en galaxias enanas azules que forman estrellas vigorosamente son claramente más bajas que en galaxias espirales (Tacconi & amp Young 1987, Young et al. 1996), y lo mismo se aplica a otros trazadores de velocidad de formación estelar como H ( Young et al. 1996). El CO por unidad de luz estelar también está deprimido en las enanas de muy baja masa (p. Ej., Young y Scoville 1991), y la proporción de CO a HI está disminuyendo notablemente para el tipo morfológico posterior (Young y Knezek 1989).

Muy importante para la emisión de CO, la baja abundancia de metales en estos sistemas implica menores abundancias de C y O y bajas relaciones de polvo a gas (por ejemplo, Draine et al. 2007, Mu & # 241oz-Mateos et al. 2009). Ambos factores ejercerán un fuerte efecto sobre las distribuciones relativas de H2 y CO. El polvo sirve como sitio de H2 formación y también proporciona gran parte del blindaje ultravioleta lejano necesario para evitar que las moléculas que no son fuertemente auto-blindadas, como el CO, se fotodisocian. Tenga en cuenta que la masa de galaxias está fuertemente correlacionada no solo con la metalicidad, sino también con una serie de otros parámetros que pueden afectar la abundancia de equilibrio de H2, como las ondas de densidad en espiral y la presión interestelar, complicando aún más la imagen de la relación entre la luminosidad del CO y la masa molecular. La pregunta crítica es si las luminosidades bajas de CO indican un verdadero déficit de H2, o simplemente la supresión de la emisión de CO en entornos de baja metalicidad.

Las consideraciones teóricas, que se describen a continuación, nos llevan a esperar un cambio en XCO a baja metalicidad. Varias líneas sólidas de evidencia observacional, descritas en la Sección 5, también sugieren que XCO aumenta drásticamente en sistemas irregulares de baja metalicidad. A base de polvo XCO las estimaciones, que son sensibles al gas total presente, arrojan valores altos en dichos objetivos. La relación [CII] -a-CO parece dramáticamente más alta en las galaxias irregulares enanas que en las galaxias espirales, apoyando la hipótesis de un reservorio de H2 en baja AV donde la mayor parte del carbono está bloqueado en [CII] en lugar de CO. La relación SFR-CO también aumenta, lo que ofrece evidencia circunstancial de gas de formación de estrellas no rastreada por CO.

Ingenuamente, uno esperaría que un C y O más bajo implicara, en consecuencia, una emisión de CO más débil. Sin embargo, debido a que el CO es ópticamente grueso, su luminosidad está determinada por el área de emisión y su temperatura de brillo y su dispersión de velocidad. La dependencia de XCO La metalicidad depende fundamentalmente de cómo cambian los tamaños relativos de las regiones emisoras de [CII] y CO con una menor abundancia de elementos pesados ​​y polvo (Fig. 8, ver la discusión de la estructura de las nubes en la Sección 2.5). Maloney & amp Black (1988) llevaron a cabo uno de los primeros análisis exhaustivos del problema. Aquí notamos los impulsores físicos para la ubicación de la emisión de CO brillante y luego discutimos las implicaciones de la baja metalicidad.

Las distribuciones relativas de CO y H2 será una función detallada del equilibrio de formación y destrucción de CO, procesos discutidos para material difuso y denso por van Dishoeck & amp Black (1986), van Dishoeck & amp Black (1988) (ver también Wolfire, Hollenbach & amp McKee 2010, apéndices B y C). La formación de CO procede principalmente de la producción de OH a través de reacciones de iones neutros iniciadas por la ionización de rayos cósmicos. Una vez que se forma el OH, la química procede a través de reacciones iónicas neutras para formar HCO + seguido de la recombinación disociativa de HCO + para formar CO. Las tasas de formación de CO dependen, por tanto, de la abundancia de C multiplicada por la abundancia de O. Porque la tasa de La formación depende de la abundancia de OH, la tasa de destrucción de OH por fotones ultravioleta lejana representa un factor limitante adicional en el establecimiento de la abundancia de CO (por ejemplo, Wolfire, Hollenbach & amp McKee 2010, Apéndice C).

En las profundidades donde se origina la línea de CO, la destrucción de CO procede principalmente a través de la fotodisociación por radiación ultravioleta lejana. Estas disociaciones ocurren mediante transiciones de línea entre el estado fundamental y los estados electrónicos excitados predisociados. Es decir, la mayoría de las transiciones a estos estados electrónicos excitados resultan en disociación en lugar de CO en niveles excitados ligados. La transición de disociación de longitud de onda más larga se encuentra en 1076 & # 197. Por tanto, la disociación del CO en el ISM se produce en la estrecha banda ultravioleta lejana entre 1076 & # 197 y el límite de Lyman en 912 & # 197. Estas bandas de disociación de CO se superponen a las bandas de Lyman de H2y las líneas Lyman de HI. Así HI y H2 puede proteger al CO. Debido a que el CO se disocia en las transiciones de línea, similar a H2, también puede autoprotegerse a densidades de columna de CO suficientemente grandes. Además de la opacidad del gas, la absorción y la dispersión del polvo atenuarán el campo de radiación disociable.

Una expresión simple ilustra la dependencia de la tasa de disociación de CO en estos diversos procesos: R = R0 Exp(- AV) s -1. Los dos primeros factores reflejan el campo de radiación incidente. R0 es la tasa de disociación en el espacio libre para un campo de radiación con una forma particular y es un factor de escala que mide la fuerza del campo de radiación. El factor exponencial refleja el blindaje por polvo, con AV la extinción de la línea de visión hacia la nube. El factor incluye tanto la geometría de la nube como la traducción de AV en extinción en las longitudes de onda que se disocian, lo que explica la absorción y dispersión de los granos en el ultravioleta lejano. El parámetro tiene en cuenta el blindaje por HI y H2 Autoprotección de gas y CO.

Para un campo de radiación interestelar de Draine (1978), R0 = 2.6 × 10 -10 s -1 (Visser et al. 2009) R0 variará para campos de radiación con otras formas. Para granos ISM típicos y penetración en una capa paralela plana, = 3.53 (van Dishoeck, Jonkheid & amp van Hemert 2006). El parámetro es una función monótona decreciente de HI, H2, y densidades de columna de CO y varía entre 1 (sin blindaje) y 0. Se puede encontrar un ajuste a la función de superposición de línea y autoprotección, en Visser et al. (2009).

Equilibrio de la formación y destrucción de CO Wolfire, Hollenbach & amp McKee (2010) encuentran una expresión para la profundidad de una nube en la que CO = 1 para el J = 1 & rarr 0 transición:

Aquí norte es la densidad del gas y Z'son el campo ultravioleta lejano y las abundancias de la fase gaseosa en unidades de los valores galácticos locales. AV(RCO ) es la profundidad en unidades de magnitudes de extinción visual debida al polvo a la que CO = 1. En esta expresión, la dependencia explícita de la relación polvo / gas se anula, pero la conversión de AV a la densidad de la columna dependerá de la relación polvo-gas.

Variaciones en XCO Dependerá de la extensión relativa de CO y H2 capas. Por lo tanto, Wolfire, Hollenbach & amp McKee (2010) presentan una expresión similar para la profundidad a la que el gas es medio molecular.

dónde DGR'es la relación polvo-gas relativa al valor galáctico local.

La diferencia entre la profundidad de la H2 y capas de CO es así: AV = 0,53 - 0,045 ln / norte + 0,107 ln (DGR') - 0,204 ln (Z'). Para una relación de polvo a gas que escala a medida que la metalicidad de la fase gaseosa tenemos

Las ecuaciones para AV(RCO), AV(RH2), y AV todos muestran dependencias débiles en, DGR', y Z'. Por lo tanto, se puede esperar que cambien solo débilmente con las condiciones locales cambiantes y con una metalicidad más baja, la ubicación de la CO = 1 superficie, la H2 transición, y el espacio entre los dos permanece aproximadamente fijo en unidades de extinción visual debido al polvo. La proporción de polvo a gas también disminuye con la metalicidad (Draine et al. 2007). Como consecuencia de una menor abundancia de polvo y aproximadamente constante AV, la profundidad física del CO = 1 superficie se desplaza más profundamente hacia la nube, produciendo una capa superficial más grande de H2 en baja AV. Una capa correspondientemente más grande de HI también existe más allá AV(RH2) pero no influye directamente en esta revisión. Por lo tanto, con menor metalicidad y, en consecuencia, menor abundancia de polvo, el CO se retira más hacia la nube que el H2. La Figura 8 ilustra la interacción esperada de HI, H2, CO y C + en una nube esférica y el impacto de la metalicidad cambiante (fila superior) y el tamaño de la nube o la densidad de la columna (fila inferior).

Si METRO(RH2) es la masa molecular dentro del radio donde la fracción molecular es 0.5, y METRO(CO) es la masa dentro del radio del CO = 1 superficie, entonces la fracción de gas "CO-débil" se puede definir como F = [METRO(RH2) - METRO(RCO)] / METRO(RH2)]. Para una nube con un r -1 perfil de densidad, correspondiente a METRO(r) r 2, la fracción de masa de gas "débil en CO" viene dada por

dónde AV es la profundidad óptica en la capa de gas "CO-débil" (Ec. 26), norte 22 es la densidad media de la columna de H en la porción de CO de la nube en unidades de 10 22 cm -2, y A V = 5.26 'DGR norte 22.

El retroceso de la superficie emisora ​​de CO se observó por primera vez en estudios iniciales (Maloney & amp Black 1988, Lequeux et al. 1994). Este núcleo de CO que se contrae conduce a factores de llenado del haz más bajos y, por lo tanto, a una intensidad de CO observada más baja (por ejemplo, Pak et al. 1998, Bolatto, Jackson & amp Ingalls 1999). El resultado es que XCO aumenta con la disminución de la abundancia de metales. Maloney & amp Black (1988) encuentran CO y H casi iguales2 tamaños de las nubes en la metalicidad solar y, por lo tanto, tenga en cuenta que el aumento de la abundancia de CO por encima del sol no cambiará sustancialmente XCO. Estimaciones observacionales recientes encuentran que la fracción de masa de gas molecular "débil en CO" es

50% en la Vía Láctea (ver Sección 4.2.4). Esto permite un poco más de espacio para un cambio. XCO moviéndose a metalicidades supersolares. Por ejemplo, un cambio de XCO, 20 2 a

1.3 podría ser plausible debido al efecto de aumentar la metalicidad.

Una consideración secundaria es que la temperatura de brillo del CO también puede verse afectada por cambios de excitación sistemáticos con metalicidad. La temperatura del gas representa un equilibrio entre calentamiento y enfriamiento. Si el calentamiento fotoeléctrico de granos domina en el CO = 1 superficie, luego, en primer lugar, tanto la tasa de calentamiento (proporcional a la relación polvo-gas para el calentamiento fotoeléctrico) como la tasa de enfriamiento (proporcional a la abundancia de metal para el enfriamiento de la línea) escalarán de manera similar con la metalicidad, sin producir cambios en el gas temperatura con abundancia de metales. Sin embargo, no está claro si la eficiencia del calentamiento fotoeléctrico aumenta, disminuye o se mantiene igual a bajas metalicidades (por ejemplo, R & # 246llig et al. 2006, Israel & amp Maloney 2011).

En resumen, los modelos predicen un aumento en XCO para grandes regiones de galaxias de baja metalicidad debido a la contracción de la superficie emisora ​​de CO en relación con el área donde el gas es H2 para un tamaño de nube fijo. Este efecto puede compensarse (o agravarse) por un leve aumento (o disminución) de la temperatura de brillo provocado por cambios en las fuentes de calor, principalmente el efecto de calentamiento fotoeléctrico. Tenga en cuenta que la utilidad del CO como trazador de H total2 La masa finalmente se descompondrá a una metalicidad lo suficientemente baja, donde se encontrará solo en las densidades de columna más altas y en entornos bien protegidos.

Calibrando XCO en función de la metalicidad ha representado un objetivo clave de los estudios de CO extragalácticos durante dos décadas. El tema sigue siendo complicado por varias razones: algunas prácticas, otras teóricas. Ya hemos discutido los sesgos y salvedades de los diferentes XCO estimadores extragalácticos. En la práctica, la debilidad del CO en sistemas de baja luminosidad y baja metalicidad hace que las observaciones sean muy difíciles. La abscisa en cualquier calibración, la metalicidad, también sigue siendo una de las cantidades más difíciles de medir con precisión en la astronomía extragaláctica. Los argumentos básicos de la estructura de la nube presentados en la Sección 6.1 sugieren que los regímenes sub y superesolares deben tratarse de manera diferente, o al menos que una sola ley de potencia representa una mala elección en todos los regímenes. Discutiremos aquí varias calibraciones existentes de XCO con metalicidad y contrastarlos con los datos, presentando una fórmula tentativa simple que incluye efectos de metalicidad en la Sección 9.

Algunos de los trabajos más completos y ampliamente utilizados comparando XCO a la metalicidad se basa principalmente en virial basado en masa XCO estimaciones (por ejemplo, Wilson 1995, Arimoto, Sofue & amp Tsujimoto 1996, Boselli, Lequeux & amp Gavazzi 2002, Bolatto et al.2008). Estas calibraciones deben verse mejor como calibraciones de XCO dentro de la región emisora ​​de CO, y no se utiliza para predecir el total de H2 contenido de CO a gran escala. Sugerimos que la falta de un XCO vs. tendencia de la metalicidad en Bolatto et al. (2008) y la débil tendencia de Wilson (1995) reflejan la uniformidad de las estructuras brillantes y opacas que emiten CO en muchos tipos de galaxias. De manera similar, las calibraciones de Arimoto, Sofue & amp Tsujimoto (1996) y Boselli, Lequeux & amp Gavazzi (2002) se basan en masas viriales para derivar XCO en función de la metalicidad (y también Obreschkow & amp Rawlings 2009).

¿Cuáles son las calibraciones adecuadas a considerar para XCO en función de la metalicidad? Aparecen enfoques basados ​​en el polvo como Israel (1997) o el "enfoque alternativo" de Boselli, Lequeux & amp Gavazzi (2002) o modelos combinados de CO, [CII] y polvo (Madden et al. 1997, Pak et al. 1998). para ofrecer el mejor enfoque extragaláctico, o al menos el más accesible. Estos tienen el potencial de capturar toda la H2 distribución. En los siguientes párrafos empleamos estas observaciones para probar el trabajo teórico reciente sobre el tema (por ejemplo, Wolfire, Hollenbach & amp McKee 2010, Glover et al.2010, Narayanan et al.2012, Feldmann, Gnedin & amp Kravtsov 2012). Tenga en cuenta que, como se discutió en la Sección 6.1, no esperamos XCO cambiar significativamente debido a la metalicidad en el régimen de metalicidad supersolar. En cambio, es probable que dominen las variaciones debidas a la profundidad óptica, el ancho de línea o la temperatura de excitación.

Figura 9. Factor de conversión, estimado a partir de métodos basados ​​en polvo, en función de la abundancia de la fase gaseosa. (Izquierda) Los puntos de color muestran estimaciones para galaxias muy cercanas Israel (1997), Madden et al. (1997, basado en [CII]), Leroy et al. (2007), Gratier et al. (2010), Roman-Duval et al. (2010), Leroy et al. (2011), Bolatto et al. (2011) y Smith et al. (2012). Los puntos grises muestran soluciones de alta calidad del análisis de 22 galaxias de disco cercanas por Sandstrom et al. (2012), con incertidumbres típicas ilustradas por las barras de error cerca de la esquina inferior izquierda. Las metalicidades son de Israel (1997), Bolatto et al. (2008) y Moustakas et al. (2010) y citado en relación con la energía solar en el sistema relevante (12 + log [O / H] = 8.7 para los dos primeros, 12 + log [O / H] = 8.5 para el último que usa la calibración de metalicidad de Pilyugin & amp Thuan 2005). Tenga en cuenta que la incertidumbre sistemática significativa está asociada con la X-eje. Las bandas de color ilustran nuestros rangos recomendados en CO para la Vía Láctea y ULIRG. (Derecha) Las líneas de color indican predicciones para XCO en función de la metalicidad a partir de las referencias indicadas, normalizadas a XCO, 20 = 2 en la metalicidad solar cuando sea necesario. Para estas predicciones, asumimos que las GMC tienen & ltGMC& gt = 100 M pc -2, que traducimos a una extinción media a través de la nube usando la Ec. 21. Las determinaciones basadas en polvo encuentran un fuerte aumento en XCO con una metalicidad decreciente debajo Z

La Figura 9 presenta un intento de tal comparación. Mostramos un conjunto de determinaciones de polvo y FIR (Israel 1997, Madden et al. 1997, Leroy et al. 2007, Gratier et al. 2010, Leroy et al. 2011, Bolatto et al. 2011, Smith et al. 2012). galaxias locales junto con XCO estimaciones determinadas (Sandstrom et al. 2012) para una muestra de 22 galaxias de disco cercanas. En el panel de la derecha trazamos predicciones teóricas para XCO en función de la abundancia de metales, asumiendo que la relación polvo-gas depende linealmente de la metalicidad. Para Wolfire, Hollenbach & amp McKee (2010) trazamos la ecuación

que se obtiene de la Ec. 27 asumiendo que la relación de polvo a gas sigue a la metalicidad. Aquí Z'es la abundancia de elementos pesados ​​y polvo en relación con la energía solar, XCO (Z'= 1) es el CO-a-H2 factor de conversión a la metalicidad solar, y A V, MW es la extinción media a través de un GMC en la metalicidad de la Vía Láctea ( A V, MW 5 para GMC 100 M pc -2). La predicción de Glover & amp Mac Low (2011) simplemente adapta su Ecuación 16, que da XCO como una función de AV. Suponemos que la extinción media a través de una nube escala como la abundancia de metal, AV = Z' AV, MW

En la predicción completa de Narayanan et al. (2012), XCO depende de una combinación de ICO y Z, en lugar de la metalicidad sola. No podemos colocar fácilmente sus predicciones en esta trama. En su lugar, trazamos su Ecuación 6, en la que XCO depende de Z' y H2. Para cada una de estas predicciones, asumimos H2 = 100 M pc -2, traduciendo esto a AV, 0 asumiendo RV = 3,1 y la relación polvo-gas de Bohlin, Savage & amp Drake (1978). También graficamos el ajuste solo de metalicidad por (tenga en cuenta que su ajuste incluye el campo de radiación, con una definición que lo vuelve muy degenerado con la relación polvo-gas, Israel 1997).

La Figura 9 muestra una gran dispersión, incluso entre determinaciones que utilizan técnicas similares para la misma galaxia, pero proporciona evidencia razonable de un repunte en XCO con una metalicidad decreciente debajo Z'

1/3 - 1/2. El ajuste de Israel (1997) bordea la envolvente superior de los valores medidos, mientras que la predicción de Feldmann, Gnedin & amp Kravtsov (2012) predice variaciones más débiles que las observadas en valores muy bajos. Z', aunque los datos siguen siendo escasos (esos puntos representan solo

4 galaxias).Los marcados aumentos no lineales predichos por modelos orientados al blindaje como Wolfire, Hollenbach & amp McKee (2010) o las simulaciones de Glover & amp Mac Low (2011) proporcionan los mejores ajustes a los datos existentes.

Enfoques menos directos para restringir XCO también existen. Una técnica recientemente popular es asumir una relación subyacente entre la formación de estrellas y el gas molecular y utilizar esta relación y una estimación de la tasa de formación de estrellas reciente para llegar a la H2 regalo. Schruba y col. (2012) aplicaron esta técnica para estimar XCO en función de la metalicidad en una muestra de galaxias cercanas. Genzel y col. (2012) combinaron un amplio conjunto de mediciones de corrimiento al rojo bajo y alto para estimar la dependencia de XCO sobre la metalicidad. Ambos estudios encuentran una dependencia significativa de XCO sobre la metalicidad pero con una amplia gama de posibles exponentes de la ley de potencia, XCO Z 1 a Z 3. La fortaleza de este enfoque es que las observaciones necesarias para realizar tales estimaciones son ampliamente accesibles. La debilidad, por supuesto, es que requiere asumir una relación subyacente entre H2 y formación de estrellas. Cualquier dependencia verdadera de la eficiencia de la formación estelar de la metalicidad, o cualquier otra cantidad covariante con la metalicidad, será refundida como variaciones adicionales en XCO.

Si XCO aumenta rápidamente moviéndose a una metalicidad baja, nuestro conocimiento de la función de distribución de la densidad de la columna molecular presentará un límite práctico a la utilidad del CO para rastrear H2. En metalicidades quizás tan altas como la mitad solar, la mitad de la H2 la masa existirá fuera de la superficie emisora ​​de CO, y esa fracción aumentará rápidamente para disminuir la metalicidad. Por lo tanto, la aplicación de un CO-to-H2 El factor de conversión a una metalicidad muy baja finalmente implica extrapolar la masa total de una nube de solo una pequeña parte interna por Z'


7. CONCLUSIONES

Combinamos relaciones de escala empírica para galaxias formadoras de estrellas en una amplia gama de masas y desplazamientos al rojo y otras propiedades de observación de esas galaxias para abordar la cuestión de (i) cómo se distribuyó la densidad de velocidad de formación estelar cósmica entre las metalicidades a lo largo de la historia del Universo [ SFRD (Z, z)] y (ii) cuán incierta es esa distribución dados los problemas actualmente no resueltos relacionados con las relaciones de escala inferidas observacionalmente.

Identificamos dos variaciones, los extremos de metalicidad baja y alta, que maximizan la fracción de masa estelar formada con metalicidad baja y alta, respectivamente. Estos extremos se alcanzan combinando el PÁGINAS04 MZR (basado en la calibración de metalicidad Pettini & amp Pagel 2004 O3N2) con el SFMR con aplanamiento agudo en masas altas enZ caso extremo y KK04 MZR (basado en la calibración de metalicidad de Kobulnicky & amp Kewley 2004) con el SFMR sin aplanamiento en masas altas en la altaZ extremo. La fracción de masa formada en estrellas con baja (alta) metalicidad desde z = 3 difiere en ∼18% (∼26%) entre los dos extremos. Esas dos variaciones también conducen a una masa estelar total diferente formada en cada corrimiento al rojo (con la masa estelar más alta formada en el altoZ extremo). Esto reduce la diferencia entre los extremos si se considera la masa estelar (en lugar de la fracción) formada con baja metalicidad y aumenta la diferencia entre la cantidad de masa estelar formada con alta metalicidad.

Encontramos que las variaciones con la pendiente final de masa baja del GSMF que se empina con el corrimiento al rojo sobrepredicen significativamente la densidad total de la tasa de formación de estrellas en z ≳4 con respecto a otras estimaciones observacionales. La causa de esta discrepancia no está clara. Esas variaciones no se consideraron en z ≳4.

Las diferencias entre los MZR obtenidos para diferentes calibraciones de metalicidad (en particular las diferencias en la normalización) son la principal causa de incertidumbre en nuestros resultados en z ≲4.

Comparamos los resultados de nuestro modelo con la tasa de CCSNe específica local en función de la metalicidad de Graur et al. (2017). Las incertidumbres en las estimaciones de metalicidad de la ubicación de la CCSN, así como en la traducción del SFR total al número de CCSN no nos permiten sacar conclusiones sólidas de esa comparación. Sin embargo, podría sugerir que las variaciones con el aplanamiento agudo en el extremo de alta masa del SFMR subestiman la formación de estrellas local de alta metalicidad. Las otras variaciones de nuestro modelo muestran una concordancia razonablemente buena con los datos.

Nuestro modelo está disponible públicamente y se puede utilizar en estudios que se centren en las propiedades de poblaciones de sistemas compuestos por estrellas y sus remanentes, transitorios relacionados con la evolución estelar y sus probables entornos. En particular, se puede aplicar para calcular las tasas de esos transitorios y evaluar su incertidumbre debido a la distribución supuesta de la densidad de la tasa de formación de estrellas cósmicas a través de metalicidades y corrimientos al rojo. También puede servir de comparación para las simulaciones cosmológicas.


Imaginando el Universo

En astronomía, la única forma en que podemos medir la distancia o el tamaño es tomando imágenes de los objetos. Antes de pasar a las imágenes astronómicas, vamos a desarrollar las técnicas utilizando un objetivo más local. En el siguiente laboratorio, determinará a partir de una imagen la altura de la Capilla Danforth, que es el edificio en el césped de la IMU.

Primero, debe cargar las imágenes de la Capilla Danforth en MaxIm DL. Puede descargar las imágenes, que son archivos .FTS del sitio web: chapel_r.fts, chapel_g.fts y chapel_b.fts o están en las unidades compartidas en el escritorio de la computadora.

Es importante mantener intacto el esquema de nombres porque identifica el filtro utilizado para hacer la imagen. Por ejemplo, chapel_r.fts es la imagen tomada con el filtro rojo. Si mantiene el esquema de nombres como se indica en el sitio web, MaxIm DL asignará automáticamente la imagen correcta al cuadro correcto cuando vaya a combinarlos.

En MaxIm DL, abra las imágenes. Observe que cuando mueve el cursor sobre la imagen, las coordenadas xey (x, y) y el nivel de intensidad en ese píxel (i :) se dan en la barra de estado en la parte inferior esquina derecha de la pantalla.

Desea ajustar el contraste y el brillo en cada imagen. Siga la guía a continuación para aprender cómo.

A continuación, querrá combinar los colores para hacer una imagen tricolor o de falso color. Siga la guía a continuación para aprender cómo.

Ahora que tiene una imagen en color combinada, úsela para responder las preguntas a continuación.

1. Determine la proporción de mezcla de sus imágenes de filtro rojo, verde y azul que produce la imagen en color más realista. Explica cómo juzgaste si los colores eran & # 8220 realistas & # 8221.

Ahora que tiene una imagen tricolor de la capilla, queremos medir su altura. Para hacerlo, primero debemos medir un tamaño angular, ya que la imagen solo puede decirnos una relación entre píxeles y tamaño angular.

2. ¿Cuántos píxeles de alto tiene la Capilla Danforth en tu imagen? Recuerde que las coordenadas de píxeles se dan en la barra de estado en la esquina inferior derecha de la pantalla.

3. ¿Cuál es el tamaño angular de la capilla de arriba a abajo? Explique cómo determina esto. Necesitará la escala de imagen de esta imagen, que es de 4 minutos de arco por píxel.

4. Si el fotógrafo estaba parado a 46 metros de la capilla cuando se tomó esta imagen, determine la altura de la Capilla Danforth en metros y en pies.

& # 8226 A ajuste del contraste y el brillo de la imagen

A veces es conveniente ajustar los niveles de gris de la visualización de la imagen para mejorar las características tenues de la imagen. Esto se conoce como ajuste del histograma. Para hacer esto, use la ventana Screen Stretch. Si esta ventana no está visible cuando se inicia Maxim, puede abrirla seleccionando Ver - & gt Herramienta de estiramiento de pantalla en el menú.

La ventana Screen Stretch muestra un histograma de los niveles de intensidad en la imagen. La altura del histograma muestra el número de píxeles con una intensidad determinada. Los cuadros Mínimo y Máximo controlan el rango de brillo que se muestra realmente; los niveles de la imagen se escalan a medida que cambia el rango. El rango también se puede configurar con las flechas roja y verde.

Las imágenes en color pueden proporcionar información que una imagen en escala de grises no puede transmitir. El sensor de un telescopio no toma fotografías en color porque sacrificaría demasiada sensibilidad a la luz. Sin embargo, las imágenes en color se pueden construir tomando imágenes con filtros de diferentes colores frente al sensor de la cámara. Estas imágenes se pueden combinar para producir una imagen en color.

Para crear una imagen en color RGB a partir de imágenes en escala de grises en Maxim, primero debe tener al menos tres imágenes del mismo objeto tomadas con filtros rojo, azul y verde. Elija Color - & gt Combinar color en el menú. Aparece un cuadro de diálogo que le permite seleccionar las imágenes en escala de grises para reproducir los colores rojo, verde y azul en la imagen final, y qué tan brillante hacer cada color. Tendrá que ajustar estos números para obtener una buena combinación de colores en su imagen final.

Para obtener una vista previa de la imagen antes de presionar & # 8220Ok & # 8221 para tener una versión final, haga clic en los botones & # 8220Auto & # 8221 en la parte inferior derecha de la pantalla Combinar color y debería aparecer una vista previa.

NOTA: Maxim intenta ajustar el brillo y el contraste de su nueva imagen en color por usted, pero no hace un buen trabajo con imágenes terrestres como la de la capilla. Intente configurar manualmente los valores de intensidad Mínimo y Máximo en la ventana Screen Stretch en 0 y 255, respectivamente. Esto debería producir una imagen de color más clara que puede ajustar aún más.


La teoría pitagórica de la música y el color

La ARMONÍA es un estado reconocido por los grandes filósofos como el prerrequisito inmediato de la belleza. Un compuesto se denomina hermosa solo cuando sus partes están en armonioso combinación. El mundo se llama hermoso y su Creador es designado como el Bien porque el bien por fuerza debe obrar conforme a su propia naturaleza y el bien obrar según su propia naturaleza es armonía, porque el bien que realiza está en armonía con el bien que es. La belleza, por tanto, es armonía que manifiesta su propia naturaleza intrínseca en el mundo de la forma.

El universo se compone de sucesivas gradaciones de bien, estas gradaciones ascienden de la materia (que es el menor grado de bien) al espíritu (que es el mayor grado de bien). En el hombre, su naturaleza superior es la summum bonum. Por lo tanto, se sigue que su naturaleza más elevada conoce el bien más fácilmente porque el bien externo a él en el mundo está en proporción armónica con el bien presente en su alma. ¿Qué términos de hombre? maldad es, por tanto, en común con la materia, simplemente el menor grado de su propio opuesto. El menor grado de bien presupone igualmente el menor grado de armonía y belleza. Así, la deformidad (maldad) es realmente la combinación menos armoniosa de elementos naturalmente armónicos como unidades individuales. La deformidad es antinatural, porque, siendo la suma de todas las cosas la Bien, es natural que todas las cosas participen del Bien y estar dispuestos en combinaciones armoniosas. La armonía es la expresión manifiesta de la Voluntad de lo eterno Bien.

LA FILOSOFÍA DE LA MÚSICA

Es muy probable que los iniciados griegos adquirieran su conocimiento de los aspectos filosóficos y terapéuticos de la música de los egipcios, quienes, a su vez, consideraban a Hermes el fundador del arte. Según una leyenda, este dios construyó la primera lira estirando cuerdas a través de la concavidad de un caparazón de tortuga. Tanto Isis como Osiris fueron mecenas de la música y la poesía. Platón, al describir la antigüedad de estas artes entre los egipcios, declaró que las canciones y la poesía habían existido en Egipto durante al menos diez mil años, y que eran de una naturaleza tan exaltada e inspiradora que solo dioses u hombres divinos podrían haberlas compuesto. . En los Misterios, la lira se consideraba el símbolo secreto de la constitución humana, el cuerpo del instrumento representaba la forma física, las cuerdas los nervios y el músico el espíritu. Jugando con los nervios, el espíritu creó así las armonías del funcionamiento normal, que, sin embargo, se convertían en discordias si se contaminaba la naturaleza del hombre.

Si bien los primeros chinos, hindúes, persas, egipcios, israelitas y griegos emplearon tanto música vocal como instrumental en sus ceremonias religiosas, también para complementar su poesía y drama, Pitágoras tenía que elevar el arte a su verdadera dignidad demostrando su capacidad matemática. Fundación. Aunque se dice que él mismo no era músico, ahora se le atribuye generalmente a Pitágoras el descubrimiento de la escala diatónica. Después de haber aprendido la teoría divina de la música de los sacerdotes de los diversos Misterios en los que había sido aceptado, Pitágoras reflexionó durante varios años sobre las leyes que gobiernan la consonancia y la disonancia. Se desconoce cómo resolvió realmente el problema, pero se ha inventado la siguiente explicación.

Un día, mientras meditaba sobre el problema de la armonía, Pitágoras pasó por casualidad frente a un brasero donde los obreros golpeaban un trozo de metal sobre un yunque. Al notar las variaciones en el tono entre los sonidos producidos por martillos grandes y los producidos por instrumentos más pequeños, y estimando cuidadosamente las armonías y discordias resultantes de combinaciones de estos sonidos, obtuvo su primera pista sobre los intervalos musicales de la escala diatónica. Entró en la tienda, y después de examinar cuidadosamente las herramientas y tomar nota mental de sus pesos, regresó a su propia casa y construyó un brazo de madera para que se extendiera desde la pared de su habitación. A intervalos regulares a lo largo de este brazo, unió cuatro cuerdas, todas de composición, tamaño y peso similares. Al primero de ellos unió un peso de doce libras, al segundo un peso de nueve libras, al tercero un peso de ocho libras y al cuarto un peso de seis libras. Estos diferentes pesos correspondían a los tamaños de los martillos de los braseros.

Pitágoras descubrió entonces que la primera y la cuarta cuerda, cuando sonaban juntas, producían el intervalo armónico de la octava, ya que duplicar el peso tenía el mismo efecto que dividir la cuerda por la mitad. La tensión de la primera cuerda es el doble que la de la cuarta, se dice que su relación es 2: 1 o doble. Mediante una experimentación similar, comprobó que la primera y la tercera cuerda producían la armonía del diapente, o el intervalo de la quinta. Como la tensión de la primera cuerda era la mitad de la de la tercera cuerda, se decía que su relación era 3: 2, o sesquialter. Asimismo, la segunda y cuarta cuerdas, teniendo la misma proporción que la primera y tercera cuerdas, produjeron una armonía diapente. Continuando con su investigación, Pitágoras descubrió que la primera y la segunda cuerda producían la armonía del diatessaron, o el intervalo de la tercera y la tensión de la primera cuerda era un tercio mayor que la de la segunda cuerda, se decía que su relación era 4 : 3, o sesquiterciano. La tercera y cuarta cuerdas, que tenían la misma proporción que la primera y la segunda cuerdas, produjeron otra armonía del diatessaron. Según Iamblichus, la segunda y tercera cuerdas tenían una proporción de 8: 9, o epogdoan.

La clave de las proporciones armónicas se esconde en las famosas tetractys pitagóricas o pirámide de puntos. La tetractys se compone de los primeros cuatro números - 1, 2, 3 y 4 - que en sus proporciones revelan los intervalos de la octava, el diapente y el diatessaron. Si bien la ley de los intervalos armónicos establecida anteriormente es cierta, posteriormente se ha demostrado que los martillos golpean el metal de la manera


Click para agrandar
LOS INTERVALOS Y ARMONÍAS DE LAS ESFERAS.

De Stanley's La Historia de la Filosofía.

En el concepto pitagórico de la música de las esferas, el intervalo entre la tierra y la esfera de las estrellas fijas se consideraba un diapasón, el intervalo armónico más perfecto. La disposición permitida es generalmente aceptada para los intervalos musicales de los planetas entre la tierra y la esfera de las estrellas fijas: de la esfera de la tierra a la esfera de la luna un tono de la esfera de la luna a la de Mercurio, medio tono de Mercurio a Venus, medio tono de Venus al sol, un tono y medio del sol a Marte, un tono de Marte a Júpiter, medio tono de Júpiter a Saturno, medio tono desde Saturno hasta las estrellas fijas, medio tono. La suma de estos intervalos es igual a los seis tonos completos de la octava.


Click para agrandar
LAS CONSONANCIAS DEL MONOCORDIO MUNDANE.

De Fludd's De Musica Mundana.

Este sector diagramático representa las principales gradaciones de energía y sustancia entre la tierra elemental y la fuerza incondicionada absoluta. Comenzando por la superior, descienden las quince esferas graduadas en el siguiente orden: Vida Eterna e Ilimitada, la superior, la media y la inferior Empírea los siete planetas y los cuatro elementos. Fludd simboliza la energía como una pirámide con su base sobre la superficie cóncava del Empíreo superior, y la sustancia como otra Pirámide con su base sobre la superficie convexa de la esfera (no el planeta) de la tierra. Estas pirámides demuestran las proporciones relativas de energía y sustancia que entran en la composición de los quince planos del ser. Se notará que la pirámide ascendente de sustancia toca pero no perfora la decimoquinta esfera, la de la Vida Eterna e Ilimitada. Asimismo, la pirámide de energía descendente toca pero no perfora la primera esfera, la condición más burda de la sustancia. El plano del sol se denomina el esfera de igualdad, pues aquí no predominan ni la energía ni la sustancia. El monocordio mundano consiste en una cuerda hipotética que se extiende desde la base de la pirámide de energía hasta la base de la pirámide de sustancia.

descrito no producirá los diversos tonos que se les atribuyen. Con toda probabilidad, por lo tanto, Pitágoras realmente elaboró ​​su teoría de la armonía a partir del monocordio, un dispositivo que consiste en una sola cuerda estirada entre dos clavijas y provista de trastes móviles.

Para Pitágoras, la música era una de las dependencias de la ciencia divina de las matemáticas, y sus armonías estaban inflexiblemente controladas por proporciones matemáticas. Los pitagóricos afirmaron que las matemáticas demostraron el método exacto por el cual el bien estableció y mantuvo su universo. Por tanto, el número precede a la armonía, ya que es la ley inmutable que gobierna todas las proporciones armónicas. Después de descubrir estas proporciones armónicas, Pitágoras inició gradualmente a sus discípulos en este, el arcano supremo de sus Misterios. Dividió las múltiples partes de la creación en un gran número de planos o esferas, a cada una de las cuales asignó un tono, un intervalo armónico, un número, un nombre, un color y una forma. Luego procedió a probar la exactitud de sus deducciones demostrándolas en los diferentes planos de inteligencia y sustancia que van desde la premisa lógica más abstracta hasta el sólido geométrico más concreto. A partir del común acuerdo de estos diversos métodos de prueba, estableció la indiscutible existencia de ciertas leyes naturales.

Una vez que estableció la música como una ciencia exacta, Pitágoras aplicó su recién descubierta ley de intervalos armónicos a todos los fenómenos de la naturaleza, llegando incluso a demostrar la relación armónica de los planetas, constelaciones y elementos entre sí. Un ejemplo notable de corroboración moderna del alcance filosófico antiguo es el de la progresión de los elementos según proporciones armónicas. Al hacer una lista de los elementos en orden ascendente de sus pesos atómicos, John A. Newlands descubrió en cada octavo elemento una repetición distinta de propiedades. Este descubrimiento se conoce como el ley de octavas en química moderna.

Dado que sostenían que la armonía no debe ser determinada por las percepciones de los sentidos sino por la razón y las matemáticas, los pitagóricos se llamaron a sí mismos Canónicos, a diferencia de los músicos de la Escuela Armónica, quien afirmó que el gusto y el instinto son los verdaderos principios normativos de la armonía. Sin embargo, reconociendo el profundo efecto de la música sobre los sentidos y las emociones, Pitágoras no dudó en influir en la mente y el cuerpo con lo que llamó "medicina musical".

Pitágoras mostró una preferencia tan marcada por los instrumentos de cuerda que incluso llegó a advertir a sus discípulos que no permitieran que sus oídos se contaminen con los sonidos de flautas o platillos. Declaró además que el alma podía purificarse de sus influencias irracionales mediante canciones solemnes cantadas con el acompañamiento de la lira. En su investigación del valor terapéutico de los armónicos, Pitágoras descubrió que los siete modos - o claves - del sistema de música griego tenían el poder de incitar o calmar las diversas emociones. Se cuenta que mientras observaba las estrellas una noche se encontró con un joven aturdido por la bebida fuerte y loco de celos que amontonaba leña en la puerta de su ama con la intención de quemar la casa. El frenesí del joven fue acentuado por un flautista a poca distancia que tocaba una melodía en el conmovedor modo frigio. Pitágoras indujo al músico a cambiar su aire al modo espondaico lento y rítmico, tras lo cual el joven ebrio se compuso de inmediato y, recogiendo sus haces de leña, regresó en silencio a su propia casa.

También hay un relato de cómo Empédocles, un discípulo de Pitágoras, al cambiar rápidamente el modo de una composición musical que estaba tocando, salvó la vida de su anfitrión, Anchitus, cuando este último fue amenazado de muerte por la espada de uno cuyo padre había condenado a ejecución pública. También se sabe que Esculapio, el médico griego, curó la ciática y otras enfermedades de los nervios tocando una trompeta fuerte en presencia del paciente.

Pitágoras curó muchas dolencias del espíritu, el alma y el cuerpo haciendo tocar ciertas composiciones musicales especialmente preparadas en presencia de la víctima o recitando personalmente breves selecciones de poetas tempranos como Hesíodo y Homero. En su universidad de Crotona era costumbre que los pitagóricos abrieran y cerraran cada día con canciones, las de la mañana calculadas para despejar la mente del sueño e inspirarla a las actividades del día siguiente, las de la tarde de un modo. calmante, relajante y propicio para el descanso. En el equinoccio de primavera, Pitágoras hizo que sus discípulos se reunieran en un círculo alrededor de uno de ellos, quien los guió en el canto y tocó su acompañamiento con una lira.

La música terapéutica de Pitágoras es descrita por Iamblichus así: "Y hay ciertas melodías ideadas como remedios contra las pasiones del alma, y ​​también contra el desaliento y el lamento, que Pitágoras inventó como cosas que brindan la mayor ayuda en estas enfermedades. Y nuevamente , empleó otras melodías contra la rabia y la ira, y contra toda aberración del alma. También hay otro tipo de modulación inventada como remedio contra los deseos ". (Ver La vida de Pitágoras.)

Es probable que los pitagóricos reconocieran una conexión entre los siete modos griegos y los planetas. Como ejemplo, Plinio declara que Saturno se mueve en el modo dórico y Júpiter en el modo frigio. También es evidente que los temperamentos están adaptados a los diversos modos, y las pasiones también. Así, la ira, que es una pasión ardiente, puede ser acentuada por un modo ardiente o su poder neutralizado por un modo acuoso.

Emil Nauman resume así el efecto de largo alcance ejercido por la música sobre la cultura de los griegos: "Platón despreció la noción de que la música estaba destinada únicamente a crear emociones alegres y agradables, sosteniendo más bien que debería inculcar el amor por todo lo que es noble y odia todo lo que es mezquino, y que nada podría influir más fuertemente en los sentimientos más íntimos del hombre que la melodía y el ritmo. Firmemente convencido de esto, estuvo de acuerdo con Damon de Atenas, el instructor musical de Sócrates, en que la introducción de un nuevo y presumiblemente una escala enervante pondría en peligro el futuro de toda una nación, y que no era posible alterar una clave sin sacudir los mismos cimientos del Estado. Platón afirmó que la música que ennoblece la mente es de un tipo mucho más alto que la que simplemente apeló a los sentidos, e insistió enérgicamente que era el deber primordial de la Legislatura suprimir toda la música de carácter afeminado y lascivo, y alentar sólo a que que era puro y digno que las melodías atrevidas y conmovedoras fueran para los hombres, suaves y relajantes para las mujeres. De esto se desprende que la música jugó un papel considerable en la educación de la juventud griega. También se debía tener el mayor cuidado en la selección de la música instrumental, porque la ausencia de palabras hacía dudoso su significado y era difícil prever si ejercería sobre el pueblo una influencia benigna o nefasta. El gusto popular, siempre acariciado por efectos sensuales y meritorios, debía ser tratado con merecido desprecio. (Ver La historia de la musica.)

Incluso hoy en día, la música marcial se usa con un efecto revelador en tiempos de guerra, y la música religiosa, aunque ya no se desarrolla de acuerdo con la teoría antigua, todavía influye profundamente en las emociones de los laicos.

LA MÚSICA DE LAS ESFERAS

La más sublime pero menos conocida de todas las especulaciones pitagóricas fue la de los armónicos siderales. Se decía que de todos los hombres sólo Pitágoras oía La música de las esferas. Aparentemente, los caldeos fueron las primeras personas en concebir los cuerpos celestes uniéndose en un cántico cósmico mientras se movían majestuosamente por el cielo. Job describe un tiempo "cuando las estrellas de la mañana cantaban juntas", y en El mercader de Venecia el autor de las obras de Shakesperian


Click para agrandar
EL MONOCORDIO MUNDANO CON SUS PROPORCIONES E INTERVALOS.

De Fludd's De Musica Mundana.

En este cuadro se presenta un resumen de la teoría de la música universal de Fludd. El intervalo entre el elemento de la tierra y el cielo más alto se considera como una octava doble, mostrando así que los dos extremos de la existencia están en armonía discordante. Significa que el cielo más alto, el sol y la tierra tienen el mismo tiempo, la diferencia está en el tono. El sol es la octava más baja del cielo más alto y la tierra la octava más baja del sol. La octava inferior (& # 0915 a G) comprende la parte del universo en la que la sustancia predomina sobre la energía. Sus armonías, por lo tanto, son más burdas que las de la octava superior (G ag) donde la energía predomina sobre la sustancia. "Si se golpea en la parte más espiritual", escribe Fludd, "el monocordio dará vida eterna si en la parte más material, vida transitoria". Se notará que ciertos elementos, planetas y esferas celestes mantienen una relación armónica entre sí, Fludd avanzó esto como una clave para las simpatías y antipatías existentes entre los diversos departamentos de la Naturaleza.

escribe: "No hay el orbe más pequeño que contemplas, sino en su movimiento como canta un ángel". Sin embargo, queda tan poco del sistema pitagórico de música celeste que sólo es posible aproximarse a su teoría real.

Pitágoras concibió el universo como un inmenso monocordio, con su única cuerda conectada en su extremo superior al espíritu absoluto y en su extremo inferior a la materia absoluta; en otras palabras, una cuerda tendida entre el cielo y la tierra. Contando hacia adentro desde la circunferencia de los cielos, Pitágoras, según algunas autoridades, dividió el universo en nueve partes, según otras, en doce partes. El sistema de doce veces era el siguiente: la primera división se llamaba el empíreo, o la esfera de las estrellas fijas, y era la morada de los inmortales. La segunda a la duodécima división eran (en orden) las esferas de Saturno, Júpiter, Marte, el sol, Venus, Mercurio y la luna, y el fuego, el aire, el agua y la tierra. Esta disposición de los siete planetas (el sol y la luna se consideran planetas en la antigua astronomía) es idéntica al simbolismo del candelabro de los judíos: el sol en el centro como el tallo principal con tres planetas a cada lado.

Los nombres dados por los pitagóricos a las diversas notas de la escala diatónica se derivaban, según Macrobio, de una estimación de la velocidad y magnitud de los cuerpos planetarios. Se creía que cada una de estas esferas gigantes mientras se apresuraba sin cesar a través del espacio sonaba con un cierto tono causado por su continuo desplazamiento de la y una difusión real. Como estos tonos eran una manifestación del orden y el movimiento divinos, debe seguirse necesariamente que participaron de la armonía de su propia fuente. "La afirmación de que los planetas en sus revoluciones alrededor de la tierra emitían ciertos sonidos que diferían según su respectiva 'magnitud, celeridad y distancia local', era comúnmente hecha por los griegos. Así, se decía que Saturno, el planeta más lejano, daba la nota más grave , mientras que la Luna, que es la más cercana, dio la más aguda. 'Estos sonidos de los siete planetas, y la esfera de las estrellas fijas, junto con la que está encima de nosotros [Antichthon], son las nueve Musas, y su sinfonía conjunta se llama Mnemosyne. '"(Ver El canon.) Esta cita contiene una referencia oscura a la división nueve veces del universo mencionada anteriormente.

Los iniciados griegos también reconocieron una relación fundamental entre los cielos o esferas individuales de los siete planetas y las siete vocales sagradas. El primer cielo pronunció el sonido de la vocal sagrada & # 0913 (Alfa) el segundo cielo, la vocal sagrada & # 0917 (Epsilon) el tercero, & # 0919 (Eta) el cuarto, & # 0921 (Iota) el quinto, & # 0927 (Omicron) el sexto, & # 0933 (Upsilon) y el séptimo cielo, la vocal sagrada & # 0937 (Omega). Cuando estos siete cielos cantan juntos, producen una armonía perfecta que asciende como una alabanza eterna al trono del Creador. (Ver Iren y aeligus ' Contra las herejías.) Aunque no se dice así, es probable que los cielos planetarios se consideren ascendentes en el orden pitagórico, comenzando por la esfera de la luna, que sería el primer cielo.

Muchos de los primeros instrumentos tenían siete cuerdas, y generalmente se admite que Pitágoras fue quien añadió la octava cuerda a la lira de Terpander. Las siete cuerdas siempre estuvieron relacionadas tanto con sus correspondencias en el cuerpo humano como con los planetas. Los nombres de Dios también fueron concebidos para formarse a partir de combinaciones de las siete armonías planetarias. Los egipcios limitaron sus canciones sagradas a los siete sonidos principales, prohibiendo que se pronunciaran otros en sus templos. Uno de sus himnos contenía la siguiente invocación: "Los siete tonos te alaban a Ti, el Gran Dios, el Padre incesante de todo el universo". En otro, la Deidad se describe así: "Soy la gran lira indestructible del mundo entero, que sintoniza los cantos de los cielos" (véase Nauman). Historia de la musica.)

Los pitagóricos creían que todo lo que existía tenía voz y que todas las criaturas cantaban eternamente alabanzas al Creador. El hombre no escucha estas melodías divinas porque su alma está enredada en la ilusión de la existencia material. Cuando se libera de la esclavitud del mundo inferior con sus limitaciones sensoriales, La música de las esferas volverá a ser audible como en la Edad de Oro. La armonía reconoce la armonía, y cuando el alma humana recupere su verdadero estado, no solo escuchará el coro celestial, sino que también se unirá a él en un himno eterno de alabanza a ese Eterno. Bien controlando el número infinito de partes y condiciones del Ser.

Los Misterios Griegos incluyeron en sus doctrinas un magnífico concepto de la relación existente entre música y forma. Los elementos de la arquitectura, por ejemplo, se consideraron comparables a los modos y notas musicales, o como si tuvieran una contraparte musical. En consecuencia, cuando se erigió un edificio en el que se combinaron varios de estos elementos, la estructura se comparó con un acorde musical, que era armónico solo cuando satisfacía completamente los requisitos matemáticos de los intervalos armónicos. La realización de esta analogía entre sonido y forma llevó a Goethe a declarar que "la arquitectura es música cristalizada".

Al construir sus templos de iniciación, los primeros sacerdotes demostraron con frecuencia su conocimiento superior de los principios subyacentes al fenómeno conocido como vibración. Una parte considerable de los rituales del Misterio consistió en invocaciones y entonaciones, para lo cual se construyeron cámaras especiales de sonido. Una palabra susurrada en uno de estos apartamentos se intensificó tanto que las reverberaciones hicieron que todo el edificio se balanceara y se llenara de un rugido ensordecedor. La misma madera y piedra que se usaron en la construcción de estos edificios sagrados eventualmente se impregnaron tan completamente con las vibraciones sonoras de las ceremonias religiosas que, cuando se golpeaban, reproducían los mismos tonos que los rituales imprimían repetidamente en sus sustancias.

Cada elemento de la naturaleza tiene su nota clave individual. Si estos elementos se combinan en una estructura compuesta, el resultado es un acorde que, si suena, desintegrará el compuesto en sus partes integrantes. Asimismo, cada individuo tiene una nota clave que, si suena, lo destruirá. La alegoría de la caída de los muros de Jericó cuando se tocaron las trompetas de Israel tiene sin duda la intención de exponer el significado arcano de la nota clave o vibración individual.

LA FILOSOFÍA DEL COLOR

"La luz", escribe Edwin D. Babbitt, "revela las glorias del mundo externo y, sin embargo, es la más gloriosa de todas. Da belleza, revela la belleza y es en sí misma más hermosa. Es el analizador, el que dice la verdad y el expositor de simulaciones, porque muestra las cosas como son. Sus corrientes infinitas miden el universo y fluyen hacia nuestros telescopios desde estrellas que están a quintillones de millas de distancia. Por otro lado, desciende a objetos inconcebiblemente pequeños y revela a través del microscopio objetos cincuenta millones de veces menos de los que se pueden ver a simple vista. Como todas las demás fuerzas finas, su movimiento es maravillosamente suave, pero penetrante y poderoso. Sin su influencia vivificadora, la vida vegetal, animal y humana debe perecer inmediatamente de la tierra Entonces, haremos bien en considerar este potencial y hermoso principio de la luz y los colores que la componen, porque cuanto más profundamente penetremos en sus leyes internas, más se presentará como un maravilloso depósito de poder para vitalizar, sanar, refinar y deleitar a la humanidad ". (Ver Los principios de la luz y el color.)

Dado que la luz es la manifestación física básica de la vida, bañando toda la creación en su resplandor, es muy importante darse cuenta, al menos en parte, de la naturaleza sutil de esta sustancia divina. Eso que se llama luz es en realidad una tasa de vibración que provoca ciertas reacciones sobre el nervio óptico. Pocos se dan cuenta de cómo están amurallados por las limitaciones

De Fludd's De Musica Mundana.

En este diagrama se emplean nuevamente dos pirámides que se interpenetran, una de las cuales representa el fuego y la otra la tierra. Está demostrado según la ley de la armonía elemental que el fuego no entra en la composición de la tierra ni la tierra en la composición del fuego. Las cifras de la tabla revelan las relaciones armónicas que existen entre los cuatro elementos primarios según Fludd y los pitagóricos. La tierra consta de cuatro partes de su propia naturaleza, agua de tres partes de tierra y una parte de fuego. La esfera de igualdad es un punto hipotético donde hay un equilibrio de dos partes de tierra y dos partes de fuego. El aire se compone de tres partes de fuego y una parte de tierra fuego, de cuatro partes de su propia naturaleza. Así, la tierra y el agua tienen entre sí la proporción de 4 a 3, o la armonía diatessaron, y el agua y la esfera de igualdad la proporción de 3 a 2, o la armonía diapente. El fuego y el aire también tienen entre sí la proporción de 4 a 3, o la armonía diatessaron, y el aire y la esfera de igualdad, la proporción de 3 a 2, o la armonía diapente. Como la suma de un diatessaron y un diapente es igual a un diapasón, u octava, es evidente que tanto la esfera de fuego como la esfera de la tierra están en diapasón en armonía con la esfera de igualdad, y también que el fuego y la tierra están en disdiapasón. juntos.

de las percepciones sensoriales. No solo hay mucha más luz de lo que nadie haya visto, sino que también hay formas desconocidas de luz que ningún equipo óptico registrará jamás. Hay innumerables colores que no se pueden ver, así como sonidos que no se pueden oír, olores que no se pueden oler, sabores que no se pueden saborear y sustancias que no se pueden sentir. El hombre está así rodeado por un universo suprasensible del que no sabe nada porque los centros de percepción sensorial dentro de él no se han desarrollado lo suficiente para responder a las tasas de vibración más sutiles de las que está compuesto ese universo.

Tanto entre los pueblos civilizados como entre los salvajes, el color ha sido aceptado como un lenguaje natural en el que expresar sus doctrinas religiosas y filosóficas. La antigua ciudad de Ecbatana descrita por Herodoto, con sus siete paredes coloreadas según los siete planetas, reveló el conocimiento de este tema que poseían los magos persas. El famoso zikkurat o la torre astronómica del dios Nebo en Borsippa ascendió en siete grandes escalones o etapas, cada escalón estaba pintado con el color clave de uno de los cuerpos planetarios. (Ver Lenormant's Magia caldea.) Por tanto, es evidente que los babilonios estaban familiarizados con el concepto de espectro en su relación con los siete Dioses o Poderes Creativos. En la India, uno de los emperadores Mogul hizo que se hiciera una fuente con siete niveles. El agua que caía por los lados a través de canales especialmente dispuestos cambiaba de color a medida que descendía, pasando secuencialmente a través de todos los tonos del espectro. En el Tíbet, los artistas nativos emplean el color para expresar diversos estados de ánimo. L.Austine Waddell, que escribe sobre el arte budista del norte, señala que en la mitología tibetana "Las tez blanca y amarilla suelen caracterizar estados de ánimo suaves, mientras que el rojo, el azul y el negro pertenecen a formas feroces, aunque a veces el azul claro, como indicando el cielo, significa meramente celestial". . Generalmente, los dioses se representan en blanco, los duendes en rojo y los demonios en negro, como su pariente europeo ". (Ver El budismo del Tíbet.)

En Yo noPlatón, hablando a través de Sócrates, describe el color como "una efluencia de forma, proporcional a la vista y sensible". En El & aeligtetus discute más extensamente sobre el tema así: "Llevemos a cabo el principio que se acaba de afirmar, que nada existe por sí mismo, y entonces veremos que todos los colores, blanco, negro y cualquier otro color, surgen del ojo que se encuentra con el movimiento apropiado, y que lo que llamamos la sustancia de cada color no es ni el elemento activo ni el pasivo, sino algo que pasa entre ellos, y es peculiar de cada perceptor. animales - digamos un perro - como te parecen? "

En el pitagórico tetractys-el símbolo supremo de las fuerzas y procesos universales- se exponen las teorías de los griegos sobre el color y la música. Los primeros tres puntos representan la Luz Blanca triple, que es la Divinidad que contiene potencialmente todo el sonido y el color. Los siete puntos restantes son los colores del espectro y las notas de la escala musical. Los colores y los tonos son los poderes creativos activos que, emanando de la Primera Causa, establecen el universo. Los siete se dividen en dos grupos, uno que contiene tres poderes y los otros cuatro una relación que también se muestra en el tetractys. El grupo superior, el de tres, se convierte en la naturaleza espiritual del universo creado, el grupo inferior, el de cuatro, se manifiesta como la esfera irracional o mundo inferior.

En los misterios los siete Logi, o Señores Creativos, se muestran como corrientes de fuerza que emanan de la boca del Eterno. Esto significa que el espectro se extrae de la luz blanca de la Deidad Suprema. Los siete Creadores, o Fabricantes, de las esferas inferiores fueron llamados por los judíos los Elohim. Los egipcios se referían a ellos como los Constructores (a veces como el Gobernadores) y están representados con grandes cuchillos en sus manos con los que tallaron el universo de su sustancia primordial. La adoración de los planetas se basa en su aceptación como encarnaciones cósmicas de los siete atributos creativos de Dios. Se describió a los Señores de los planetas viviendo dentro del cuerpo del sol, porque la verdadera naturaleza del sol, al ser análoga a la luz blanca, contiene las semillas de todas las potencias de tono y color que manifiesta.

Existen numerosos arreglos arbitrarios que establecen las relaciones mutuas de los planetas, los colores y las notas musicales. El sistema más satisfactorio es el que se basa en ley de la octava. El sentido del oído tiene un alcance mucho más amplio que el de la vista, porque mientras que el oído puede registrar de nueve a once octavas de sonido, el ojo está restringido a la cognición de siete tonos de color fundamentales, o un tono por debajo de la octava. El rojo, cuando se postula como el tono de color más bajo en la escala de cromáticas, corresponde a hacer, la primera nota de la escala musical. Continuando con la analogía, el naranja corresponde a re, amarillo a mi, verde a fa, azul a Sol, índigo a lay violeta a si (ti). El octavo tono de color necesario para completar la escala debe ser la octava más alta de rojo, el primer tono de color. La precisión de la disposición anterior está atestiguada por dos hechos sorprendentes: (1) las tres notas fundamentales de la escala musical - la primera, la tercera y la quinta - se corresponden con los tres colores primarios - rojo, amarillo y azul (2) la séptima y menos perfecta nota de la escala musical se corresponde con el púrpura, el tono menos perfecto de la escala de colores.

En Los principios de la luz y el color, Edwin D. Babbitt confirma la correspondencia del color y las escalas musicales: "Como C está en la parte inferior de la escala musical y está hecho con las ondas de aire más gruesas, también está el rojo en la parte inferior de la escala cromática y está hecho con las más gruesas ondas de éter luminoso. Como la nota musical B [la séptima nota de la escala] requiere 45 vibraciones de aire cada vez que la nota C en el extremo inferior de la escala requiere 24, o poco más de la mitad, también lo hace el violeta extremo requieren alrededor de 300 billones de vibraciones de éter en un segundo, mientras que el rojo extremo requiere solo alrededor de 450 billones, que también son poco más de la mitad. Cuando una octava musical termina, otra comienza y progresa con solo el doble de vibraciones que se utilizaron en la primera octava, por lo que las mismas notas se repiten en una escala más fina. De la misma manera cuando la escala de colores visibles para el ojo ordinario se completa en el violeta, otra octava de colores invisibles más finos, con solo el doble de muchos vibrat iones, comenzará y progresará precisamente en la misma ley ".

Cuando los colores están relacionados con los doce signos del zodíaco, están dispuestos como los radios de una rueda. A Aries se le asigna rojo puro a Tauro, rojo anaranjado a Géminis, naranja puro a Cáncer, amarillo anaranjado a Leo, amarillo puro a Virgo, amarillo-verde a Libra, verde puro a Escorpio, verde-azul a Sagitario, azul puro a Capricornio, azul violeta a Acuario, violeta puro ya Piscis, rojo violeta.

Al exponer el sistema oriental de filosofía esotérica, H. P, Blavatsky relaciona los colores con la constitución septenaria del hombre y los siete estados de la materia de la siguiente manera:


Ver el vídeo: Estrella emite distintos colores (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Richie

    Bravo, qué gran respuesta.

  2. Tarafah

    Estoy absolutamente de acuerdo con la declaración anterior

  3. Sprowle

    ¡La verguenza!

  4. Maxfield

    Notable, es la respuesta valiosa

  5. Nigrel

    Creo que estás equivocado. Lo sugiero que debatir.



Escribe un mensaje